Morir en vida

20140310-101213.jpgVigilar exámenes está en mi top ten de cosas horrorosas de la vida, junto a las comas suspensivas y el tí con tilde,,,

Porque vigilar exámenes, HAMIJOS, es la muerte en vida. No puedes ponerte a trabajar porque tienes que responder a las preguntas que vayan saliendo sobre los ejercicios del examen mientras haces un esfuerzo por no gritarles que su capacidad para la comprensión lectora es una puta mierda. No puedes distraerte con el móvil porque tienes que controlar que no se copien (porque son unos malandrines, no falla). Y tampoco te puedes poner a ir corrigiendo porque yo hasta que no los tengo todos no puedo empezar porque corrijo ejercicio por ejercicio, no examen por examen. Mari Manías.

¿Qué hacer?

Opciones varias:

  1. Esperar hasta que terminen con la mirada puesta en el infinito y pensar entretanto en la insoportable levedad del ser.
  2. Pasear entre los examinandos haciendo como que controlo lo que hacen mientras me convenzo de que mejor en movimiento que sentado porque gasto una caloría más cada 12 minutos y toda piedra hace pared.
  3. Retomar blogs moribundos, que bueno, no sé por qué no puedo ir escribiendo mails a los padres y sí un post, pero oye, la carne es débil y habemos maestros estúpidos.