¿Seré un Samsa?

Hoy me voy a hacer una gestión muy importante en los juzgados. No me caso, que no cunda el pánico.
A propósito, certifico que la justicia es un país multicolor. No digo que sean los trabajadores -que los hay muy competentes, como en todas partes-, ni los principios -no abro la boca porque de derecho no tengo ni idea (¿afortunadamente?)-, pero que a mí me están tocando las naricillas, eso lo saben hasta los indios -pobres indios, siempre hablando mal de ellos-, total, para un trámite de medio pelo…
Cuando Óscar se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto.