El italiano es fácil

Cuando alguien habla de la lengua italiana, muchas veces nos vienen a la cabeza dos cosas: a) que es una lengua romántica -como si tuviera algo que ver con el romanticismo artístico, además de que en el DRAE aparece romántico como sentimental, generoso y soñador– y b) que es una lengua sencillísima…, hm,… sencilla, sí, como todas.
Es cierto que podemos comunicarnos con los italianos con relativa facilidad -no es que podamos leer a Umberto Eco de buenas a primeras, pero vale- y que eso nos llena de satisfacción y nos regodeamos en esa hermandad italo-española tan de sangría. Pero el que haya estudiado italiano sabrá que la ortografía no es precisamente fácil, los artículos son la monda, hay vida léxica más allá del pomodoro y el carpaccio, los participios son dignos de rabieta y la sintaxis de las condicionales no tienen nada que ver con la castellana. Luego está el tema del supuesto romanticismo. ¿Quién se inventaría esa estupidez? Supongo que Laura Pausini y Franco Battiato han hecho mucho daño al cerebelo de más de uno.
Hay lenguas que nos pueden resultar difíciles a los castellanoparlantes y otras no tanto, pero no se puede decir a las bravas que el italiano es facilón y el chino, difícil de morirse -aunque no tenga conjugación, declinación ni nada que se le parezca, lo que, francamente, es una ventaja: pregúntaselo a un estudiante de alemán, ruso, griego, rumano, persa o japonés-. No voy a decir ahora que el mandarín es sencillo: es terriblemente complicado de pronunciar, hay que andar con pies de plomo colocando las palabras en el orden correcto y, claro, la ortografía hay que tomársela con mucha calma -como la del inglés o la del gaélico, por otra parte-… aunque puestos a rizar el rizo de la escritura, el japonés es más enrevesado todavía a pesar de que al principio te puedes apañar con unos 56 símbolos.
Otro día hablaré de ortografías difíciles -el griego moderno, el inglés, el gaélico, el polaco, el japonés-, de pronunciaciones difíciles -que no necesariamente se corresponden con los que acabo de mencionar-, de morfologías que pueden provocar neurosis -la del rumano, las lenguas eslavas, el húngaro, el ronga, el navajo…- y de sintaxis que parecen inventadas por un sádico -ahora la que todos estabais esperando: el alemán.
Ni el italiano es facilísimo, ni el alemán es para superdotados, ni los chinos son gatos aunque maúllan, ni los coreanos son sus primos. A los castellanoparlantes, que estamos encantadísimos con los imperfectos -con los que hay que andar con más cuidado que con el uranio enriquecido- y con el subjuntivo -a pesar de que los islandeses sobreviven sin él y mira qué de pasta tienen-, que podemos enviar con tanto donaire a alguien a que se haga la permanente, a tomar viento fresco o, simplemente, a la mierda -que para eso el castellano es más customizable que un Opel Astra-, retomo el hilo que me voy por las ramas, a los castellanos nos puede parecer dificilísima una lengua, pero a los búlgaros, a los marroquíes o a los indonesios no. Las lenguas naturales -no hablo de las construidas- no son fáciles o difíciles a priori, todo depende de tu lengua materna, de cómo aprendas la lengua en cuestión -es más difícil aprender alemán con una beca Erasmus que enseñarle a mi perro la lista de los reyes godos-, de tus conocimientos de gramática, del interés y la motivación en el momento de estudiar, de si te gustan las matemáticas, la historia o si te despiporras averiguando los entresijos del comportamiento de los bivalvos en aguas poco profundas, de si la lengua a estudiar es fácil al principio y difícil a partir del tercer curso -como el inglés- o al contrario -el alemán- y de muchos factores más.
Eso sí, pedir una cuatro estaciones es fácil.

Comentarios

sonia dice:

¿No será que tu perro pasa olímpicamente de los reyes godos?.
Yo lo intente con el aleman y solo llegué a contar hasta diez, dar las gracias y los buenos dias, buenas tardes y buenas noches, vamos que para un episodio corto de barrio sesamo lo mismo valía. 😕

hukes dice:

El poquísimo italiano que malaprendí de Pausini y Jovanotti fue TOTALMENTE sustituido cuando llegué a Brasil. Al principio decía palabras en italiano pensando que eran en portugués. Poco a poco en mi cabeza, el cajón con las minucias de italiano fue vaciado y llenado con portugués (que hasta hoy no lo sé escribir como Deus manda).
Siento que el inglés es más customizable que el castellano y por mucho, además que se me hizo la lengua más fácil de aprender, aún más fácil que el portugués o el italiano que lidian con conjugaciones verbales no-simples. No hablo de la facilidad del inglés por presunción, simplemente su gramática no es nada complicada y es tan flexible que se pueden construir estructuras interesantes.

Palimp dice:

Las lenguas no son fáciles ni difíciles, pero si se parecen a tu lengua materna son más fáciles de aprender.
Estuve ocho años en Euskadi y apenas pasé de contar hasta cien (ahora sólo recuerdo hasta veinte) y de poder pedir las cosas básicas (sobre todo en los bares). Al año de estar en Cataluña ya leía libros en catalán, y al cabo de cuatro podía defenderme bastante bien. Ni en un caso ni en otro tomé clases ni tuve inmersión lingüística, siempre se han dirigido a mí en castellano. Pero el parecido entre el catalán y el castellano no cabe duda de que facilitaron el aprendizaje.

Salarino dice:

La facilidad del italiano es una trampa. Yo tuve que pasar un par de meses en Roma y todo el italiano que sabía era el de los libretos de las óperas; pronto me hice famoso entre mis amistades por las morcillas que metía en las conversaciones. Entender, entendía casi todo, pero a la hora de hablar, tenía que recurrir al inglés salpicado de frases de arias, lo cual era bastante surrealista. Cuando me hablaban y no me enteraba, solía responder siempre “vissi d’arte, vissi d’amore” y me lo perdonaban todo.

Yago dice:

¿El italiano fácil?. Sí, claro: “chiodo schiaccia chiodo” 😉

Ana2 dice:

Yo no tengo ningún problema para “entender” el italiano…aunque soy absolutamente analfabeta, y me he sorprendido a mí misma entendiendo una conversación en aleman!! No hablo esa lengua ni por asomo..aunque supongo que lo hice por similitud con el inglés. Y el francés, que tuve que estudiarlo intensamente, se me mezcla inevitablemente con el inglés y armo unos líos de cuidado!!
A veces conocer una segunda lengua te facilita…y otras te entorpece el conocimiento de una tercera!! Aunque comunicarse con el mundo es, maravilloso sea en la lengua que sea!!

Como bilingüe hispanoitaliano y dedicado profesionalmente a la traducción, me río mucho de la suficiencia con que en España muchas personas consideran el italiano. Todos se creen capacitados (empezando por varios malos escritores) a traducir de él sin tener ni idea de esa lengua en su aspecto literario. Y todos a hablarlo y a entenderlo. Luego vienen los “falsos amigos”, que entre italiano y español son legión, propios precisamente de lenguas afines. Y los calcos, otro virus característico… Como no acabaría, mejor termino aquí, por ahora.

Como bien habéis dicho, el italiano es muy parecido al español. Esto hace que el italiano sea más fácil de aprender para un español que una lengua no románica como el alemán o el árabe.
¿Que no basta con leer la carta de una pizzería para aprenderlo? ¡Claro que no!
Pero seguro que si estudias un par de años en una academia y te pasas un año en italia, vuelves a España hablando en italiano.
Intenta lo mismo con el chino…

Óscar dice:

De igual modo, si estudias dos años de alemán y pasas en Alemania un año vuelves hablando alemán, lo mismo pasa con el ruso y con el árabe. Con el chino no, pero supongo que si se usara el alfabeto latino, ídem.
Según un estudio de Katerinov recogido por Enrique Alcaraz Varó (y otros) en “Enseñanza y aprendizaje de las lenguas modernas”:
Siendo las lenguas española e italiana tan próximas, bueno sería prevenir las interferencias que de su lengua materna tendrán los estudiantes. El análisis de los errores que con mayor frecuencia cometen los estudiantes hispanófonos de italiano (ortográficos, morfosintáticos y léxicos) señala esas interferencias (falsos paralelismos, asimilaciones, transposiciones,…) como una de las causas de que sean precisamente alumnos de L1 español, los que cometan más errores prácticamente en todos los apartados estudiados al producir en L2 italiano. Es llamativo el número total de errores contabilizado en una muestra de cien estudiantes de distintas lenguas maternas, en una investigación realizada por K. Katerinov sobre la tipología de los errores del italiano (L2) (Katerinov, 1980: 36-44) que a continuación se recoge:
100 de lengua alemana: 696
100 de lengua inglesa: 928
100 de lengua española: 1.693
100 de lengua francesa: 721
100 de lengua griega: 1.126
100 de distintas lenguas eslavas: 875

Si el italiano es tan fácil para un castellanoparlante, ¿cómo es posible que cometamos tantos errores?
Saludos y gracias por pasarte por aquí, Josep.

Así es, Óscar. Mis colegas del Instituto Italiano de Cultura de Madrid, así como los de las EOI, lo ratifican a diario. Además hora sería ya de precisar que chapurrear un idioma no equivale a conocerlo, ni muchísimo menos. Y es lamentable que hoy en día se enfoquen prioritariamente (cuando no totalmente) las enseñanzas de idiomas hacia la vertiente oral y sus correspondientes habilidades, dejando muy de lado las competencias propias de la lengua escrita, y muy en particular las de la literaria.

Brixta dice:

Precisamente por ser “parecido”, ejem, es mas dificil de aprender.
Tengo amigos italianos, y alguna vez, cuando no nos apetece comunicarnos en ingles, chapurreamos un italospanglish que os daria sudores frios, y desmayos uno detras de otro.
Cuando mas lio nos hacemos es con las conjugaciones verbales. No tienen absolutamente nada que ver.

Jazlima dice:

Me encanta estudiar idiomas y por suerte tengo facilidad. Estudié inglés, francés y hace tres años que me dedico al japonés.
Mi próxima “víctima” es el italiano, y luego pienso seguir con el portugués.
Ah, también estudié chino, pero no cuenta porque sólo fue un mes.

IxcheL dice:

Yo sólo tengo francés e inglés más nada ¡fraude! Conmigo estoy por iniciarme en japonés y el chino muy básico por unos estudios que realizo. Hace un par años atrás tuve un novio italiano me vi un poco forzada por aprender lo básico a falta de practica quedo en el intento espero retomarlo.
Saludos Óscar.

Yo hice tres años de árabe en la universidad y, tras más de dos años de no practicarlo, lo he olvidado casi todo.
¿Cómo lo hacéis vosotros para mantener vivos tantos idiomas simultáneamente?

Óscar dice:

Aquí nadie ha dicho que pueda hablar con fluidez varios idiomas. ¿O sí?

Gabriel dice:

Hola; En realidad cualquiera puede presumir de hablar varios idiomas, pero al momento escucharlos nos damos cuenta que no es así, bueno, hay personas que son bilingües porque desde niño lo hablan, sucede normalmente cuando sus padres hablan diferentes idiomas. Ah y el italiano como dijeron por ahí sirve para detectar a mentirosos, cuando dicen que lo entienden o lo hablan, je je, basta hacerlos hablar o decirles que traduzcan lo que dicen en la tv o en la radio.

Óscar dice:

Satamente, es infalible. Los que alardean de entender el italiano y hablarlo sin haber pasado antes por un par de cursos, es como para pedirles que traduzcan lo que están diciendo en la tele en esos momentos.
Lo de ser bilingüe, hay casos en los que no es necesario que se haya aprendido en casa. De hecho hay estudios que confirman que los hijos de padres con distintas lenguas no son capaces de alternar entre una y otra, aunque hablen las dos perfectamente. Se debe, sobre todo, a que tienen asociada una lengua para unas cosas –relaciones familiares, íntimas, para hablar sobre comida, por ejemplo– y otra para registros profesionales, por ejemplo.

Myself_ dice:

En 4º de E.S.O decidí abandonar el francés en el instituto porque mi nota no subía de 4’5 sobre 10. Al final, tuve que tenerla como optativa porque para las demás asignaturas ofertadas no había gente suficiente para poder impartirlas. Al cabo de dos semanas de haber empezado el curso, mi profesora nos propuso hacer un intercambio a Carcassonne, y decidí ir porque me parecía una oportunidad única de pasármelo bien. Cuando volví, después de haber pasado una semana allí, mi nota no bajaba de 10/10. Empecé a estudiar francés en la EOI y por prueba de nivel entré directamente en 3º, y al año siguiente hice el examen de la Alianza Francesa equivalente al C2 y aprobé con un 100/100 el examen de 5º de la EOI por libre. Ahora, cuando un francés habla conmigo, no sabe que soy español, puedo mantener una conversación de cualquier tema (siempre que entienda de lo que estoy hablando, más o menos como en español) y me considero, y me consideran en mi facultad bilingüe (entiéndase como bilingüismo no al perfecto pues no existe, sino al dominio casi al mismo nivel de dos lenguas). Con el inglés me pasó algo parecido, no me considero bilingüe para nada, pero sí tengo un nivel altísimo, y todo ha sido por haber convivido con cinco chicas americanas en un piso, las cuales no sabían nada de español, el catalán he sido autodidacta y he tenido muchísima oportunidad de practicarlo, y el italiano, lo he estudiado un año en la facultad como lengua C de la carrera de Traducción e Interpretación y después dos años más en traducción general, especializada e interpretación … y lo domino igual.
Con todo esto quiero decir que desde mi punto de vista, la dificultad o la facilidad para aprender un idioma radica en tu interés personal primero, la pasión que te produzca la cultura que lleva el idioma a cuestas y la capacidad mental para aprenderlos, del mismo modo que una persona es muy buena en matemáticas y otra es perfecta aprendiéndose unos apuntes de 50 folios de memoria.
Myself_

zune dice:

cuando llegue a Italia creía saber algo del idioma por un curso que habia hecho alguna vez….. un día eramos 4 en una conversación y los 3 que me escucharon entendieron cada uno totalmente diferente a lo que había dicho o querido decir…. fue ahí cuando entendí que no sabía hablar, más si entendía todo lo que escuchaba,en mi experiencia puedo decir que aprendes siempre y cuando haya alguien que corrija tus errores verbales, de lo contrario sólo nos hacemos entender y creemos que lo estamos haciendo bien

Alessandra Mazzaro dice:

Upp ! el italiano es super dificil… lo que nunca entendré con los que enseñan un idioma es la mierda que le dedican a la gramatica, eso hace que te desestimulés.
Lo que querés es hablar,. comunicarte, no ser experto en esa lengua.
Esta bien, que hay que ser culto, pero te digo Giorgio de Pratto, un peon de viñero sabe a caso que putas es el conjuntivo o el artículo.? ! igual habla y es lo que imnporta !
los institutos o escuelas le dedican a la grama para joder nada más

Deja un comentario