Huso horario gallego

El Mundo (Edición digital) informa de que:

La asamblea del Bloque Nacionalista Galego (BNG) ha aprobado una enmienda a su documento de tesis en la que reclama aplicar un «huso horario gallego» a su «hora natural», el mismo que Portugal, el Reino Unido o Canarias.
Durante el debate de este documento sobre los proyectos de la organización, se aprobó una enmienda para instar al Gobierno gallego a que «trabaje para adaptar el huso horario gallego a su hora natural», que coincide con el de esas zonas geográficas, con la finalidad de ahorrar energía.

Es simplemente curiosidad. ¿Alguien sabe si es cierto que el cambio de huso horario redundaría en un ahorro energético? ¿Cómo se puede calcular eso?

El inglés de la reina

Jonathan Harrington ha publicado un artículo en la Journal of Phonetics en el que afirma que la pronunciación de Isabel II ha ido cambiando con el paso de los años. Al parecer, Su Majestad habla ahora en una octava más grave que hace veinte años y pronuncia las vocales usando con los rasgos fónicos del Standard Southern British, asociado tradicionalmente a la gente joven y a la clase media. El Sr. Harrington ha llegado a esta conclusión después de estudiar los mensajes de Navidad de la reina durante los últimos años, investigación apasionante donde las haya. Continuar leyendo «El inglés de la reina»

El italiano es fácil

Cuando alguien habla de la lengua italiana, muchas veces nos vienen a la cabeza dos cosas: a) que es una lengua romántica -como si tuviera algo que ver con el romanticismo artístico, además de que en el DRAE aparece romántico como sentimental, generoso y soñador– y b) que es una lengua sencillísima…, hm,… sencilla, sí, como todas. Continuar leyendo «El italiano es fácil»

Segismundear

No ha prosperado. Segismundear no ha tenido fortuna. Y, sin embargo, ¡qué cargado de espiritualidad está ese vocablo! Segismundear es soñar. Soñar un gran personaje que por su cargo, por sus obligaciones, por sus responsabilidades, no debe soñar. No puede entregarse a los poéticos desvaríos del ensueño, y, sin embargo, sueña. Su espíritu libre es más fuerte que las imposiciones de la realidad secular. Segismundea Luis de Baviera, el constructor de tantos castillos agrestes, el amigo de Wagner. Segismundea Isabel, la esposa de Francisco José, tan fina, tan sensitiva, que levanta frente al mar, en un jardín, allá en una isla, una estatua a Heine. Todo gran personaje que segismundea nos es simpático. El espíritu, en el segismundeo, triunfa de la materia. Con el segismundeo, el rey Luis y la emperatriz Isabel descienden para ascender. Descienden de la pompa vana del trono para ascender a las regiones de la pura y etérea poesía.

AZORÍN: Pensando en España (1940)
¿Y tú? ¿También segismundeas?