The Tube

Cuando elegimos NEVERWHERE para la lectura sincronizada –recordad que empezaremos a comentarla la semana que viene–, estaba claro que había que escribir algo aquí sobre Londres y su metro. Bueno, pues ahí va:

El METRO DE LONDRES es la red ferroviaria que funciona en el área del Gran Londres –condado que incluye la ciudad de Londres, Westminster y 31 distritos más y tiene una población de más de siete millones de personas– y, en algunos tramos, circula por la superficie. Es el metro más antiguo del mundo –fue puesto en funcionamiento en 1863– y comprende más de 400 km de líneas en actividad, con 274 estaciones abiertas. Los túneles discurren a unos cinco metros de profundidad media, aunque algunos llegan a los 20 metros. Una de las curiosidades del metro de Londres: es uno de los pocos en el mundo que necesita cuatro raíles para circular: dos se usan para las ruedas de los trenes, uno, entre estos dos, funciona a -210 voltios y otro, a la derecha de estos tres, a 420, por lo que los trenes no tienen pantógrafo –el cacharro del que toman la corriente de la catenaria–, como los metros y las locomotoras eléctricas españolas.

Durante los años de funcionamiento del metro, algunas estaciones fueron cerradas al público. Entre ellas está la que recibe el nombre de BRITISH MUSEUM y que aparece en NEVERWHERE. Fue inaugurada en 1900 y cerrada 33 años después, aunque sirvió de oficina administrativa para el ejército durante los años 60. Muchas otras sirvieron como refugios antibombas durante la Segunda Guerra Mundial y otras, como archivos.

Algunas páginas tienen más información sobre las estaciones cerradas:

A los que estéis participando en la lectura sincronizada, os recomiendo que las visitéis, ya que hay un montón de imágenes que os pueden ayudar a imaginaros las andanzas de Puerta y Richard por el subsuelo de Londres.

Lo último. En la novela aparece NIGHT’S BRIDGE, el Puente de la Noche. Al parecer, el nombre parte de la calle y la estación KNIGHTSBRIDGE, donde están los grandes almacenes HARROD’S –¿recordáis el primer mercado flotante?–. Bueno, pues los túneles para la estación fueron construidos de tal manera que no cruzaran el terreno donde se encontraba una fosa común en la que yacen los restos de cientos de víctimas de la plaga de peste bubónica que asoló la ciudad en el siglo XVII. Aquí la foto de la entrada:

Os recuerdo que esta semana tenéis que ir terminando la novela para que, a partir del martes que viene, podemos comentarla todos.

¿No os suena de algo?
Pronto, más información.