Nuevas ventanas

La pregunta del millón. ((B., si lees esto, es que sí funciona… ¡¡¡qué diver!!!)) ¿Quién va a actualizar su sistema operativo? Que levante la mano… hm… ¿tú no? ¡Anda!, ¿tú tampoco? ¿Y tú? ¿Nooo? Vaya, pues al final va a resultar que nadie va a actualizarse. Bueno, eso no es cierto, conozco a alguno que ya lo tenía antes de que saliera a la venta. Habrá que ir a comprarlo, porque digo yo que como Microsoft se vaya a la quiebra, esto será el fin de los tiempos, como cuando nos dieron el coñazo del efecto 2000, que parecía que la tostadora nos iba a morder en el culo y el microondas se iba a poner a tragar a los niños desprevenidos que fueran a la nevera a zamparse un bocata de boquerones. Por cierto, ¿alguien ha visto el episodio de Los Simpson en el que Homer no ha actualizado el software de la central nuclear en la nochevieja de 1999? Os lo recomiendo, es muy divertido.
Bueno, que ya han salido Ventanas Vista y Oficina 2007, en cuyo desarrollo han trabajado 2.000 personas y ha costado 15.500 millones de euros –muchos euros me parecen, pero es lo que dice EL PAÍS–,… total, ¿pa qué?, pa que ahora salga en tres dimensiones la ventanita de “Este programa ha efectuado una operación no válida y se apagará” y el clip te siga tocando las narices con lo de “Creo que está escribiendo una carta. ¿Necesita ayuda?”. El sistema operativo está en tres versiones y cuesta 300 eurones del ala el más baratito, aunque puedes actualizar tu sistema viejo a partir de 160. Dicen que para la versión básica –sin interfaz AERO, lo más molón del sistema nuevo– necesitas un ordenador con un procesador a 800 MHz y 512 de RAM. Y eso es la versión mini, que para la güena güena de caerse de culo vas a necesitar a HAL9000 y MADRE procesando datos y a R2D2 comunicándose con los periféricos, que van a tener más de un problema y más de dos. Total, que lo de actualizarse es un rollo –que me lo digan a mí, que llevaba desde el jueves intentando que salieran los enlaces de este blog, después de renovar el software porque decían que era fantástico de la muerte–. Lo que funciona, ¿pa qué cambial-lo? Es como si en aquella época de la edad media –¿os acordáis todavía?– en la que escribíamos con Olivettis a pedales hubiéramos tirado la vieja para comprarnos la nueva Toshiba XH3100 Megaperls Oxiaction Multi, que era eléctrica y tenía el típex incorporado.

Dicen que lo mejor del nuevo Ventanas es, además de la interfazzz –palabro horroroso–, lo que ha mejorado en seguridad, aunque seguro que no habrá que esperar más de un mes para que los nuevos ventaneros tengan que actualizar con un complemento descargado de internet por un grave problema de seguridad que permitía el acceso a nuestras cuentas bancarias a los háckeres indonesios, que no son una especie de lagartos antropófagos, sino unos señores que juegan a Dragones y Mazmorras –que Sihaya me perdone–, venden pastillas azules a precios de risa y tienen muy mala leche. Total, que todo el mundo habla mal de la compañía de las ventanas, pero LINUX sigue siendo para la mayoría un misterio tan misterioso como hace cinco años, mientras que el sistema operativo de Guillermo Pórticos sigue siendo el 65% de los beneficios de Microsoft, lo que no quiero ni imaginarme cuánta pasta es eso.
Por cierto, algunas veces recupero la fe en esa raza de pequeños grandes hombres que son los valencianos. La Conselleria de Cultura, Educació i Esports de la Generalitat Valenciana ha creado LLIUREX, que no sé exactamente qué cojones es, pero parece que es una interfazzz –otra vez– de LINUX especialmente adaptada al sistema educativo de la capital del Turia y adyacentes. Suena estupendamente. ¡Y es gratis! Ahora falta saber si sirve para algo.
Termino: Ya os podéis pasar por el foro para votar por la novela que queráis para la segunda lectura sincronizada.