¡Pum!

No sé si será la lluvia o porque acabo de darme una vuelta por blogs “eróticos” –las comillas están por algo–, pero estoy de capa caída. Lo más interesante que me ha ocurrido hoy es que me han salido unas lentejas de caerse de culo –una punta de chorizo con sofrito de puerro, zanahorias, cebollas y tomate, las lentejas, de bote–, así que con semejante panorama, la musa –la de la mayonesa con la langosta, no, la griega, ¡je!– se me ha ido a tomar unas cañas, como siempre. Así que voy a meterme con alguien, que es lo que mejor se me da.

Os he dicho que me he dado una vuelta por blogs eróticos y he tenido que parar, porque como soy de padecer de la glucosa –índice derecho en hombro izquierdo–, he puesto bites de por medio y he salido de estas páginas, so riesgo de que me pegara una subida y me diera un coma glucémico. No sé si habrá alguna que os guste, pero yo todavía no he dado con la que tenga lo que me enganche. Porque a mí el erotismo a la Celia Cruz de «hoy tengo ganas de ti y de navegar por tus entrañas» no me levanta el ánimo –que aquí no se dicen marranadas–, y si no os lo creéis:

«Bla, bla, bla.»

NOTA: Hemos retirado el fragmento para no herir susceptibilidades suficientemente heridas.

Otra de esta guisa y me caigo de culo. Bueno, dejemos los eróticos para pasar a los de creación literaria (he cambiado los nombres para preservar la intimidad :D):

«Pepito perseveraba en su asedio de detective tras la sombra de Pepita. La perseguía por toda la casa, descubriendo ángulos de perspectivas imposibles desde los que observarla sin ser visto, sobresaltado por el presentimiento perpetuo de que en cualquier momento se encontraría con la sentencia definitiva que condenara a su corazón desvalido.»

Sí. Me caí de culo. ¿Tú te imaginas a Pepito persiguiendo a Pepita por la casa entre ángulos imposibles? Y no os quiero ni contar la risa que me dio cuando me enteré de que Pepito es el marido de Pepita y que ésta procuraba evitarlo a toda costa inventando tareas alejadas –no sé si se pondría a hacer macramé en Vladivostok o punto de cruz en las Malvinas– o cuando va y resulta que Pepita está tuberculosa perdida y él, cuando se entera, cae en los brazos de ella, la pobre, que no contenta con padecer la enfermedad, tiene que cargar con el huevón del marido, al que le da un chungo al ver la sangre. Y todo esto me pasa por morboso.

 

En fin, que vuelvo a los blogs de siempre, que son los que me garantizan el entretenimiento, que me van más las cosas cotidianas que las profundidades eroticoliterarias. Pero vale ya de criticar al personal, que parece que tengo el ego a punto de explotar de lo hinchado que está. Repito: el ego.

 

¡¡¡PUUUMMM!!!

Comentarios

sonia dice:

Un dia de estos, esos paseos blogueros tuyos te van a llevar al desmayadero tan rápido que no te va a dar tiempo ni de cojer un cojin para no achichonarte.

In I Go dice:

Oscar, que te nos pierdes.
Pepito es el que le mandaba a Pepita el famoso ramito de violetas.

Óscar dice:

Perdido estaba ya hace años, no os preocupéis.

sonia dice:

A mi nunca me ha dado por entrar en ningún sitio “erótico” que no sé lo que me voy a encontrar y hay mucho virus suelto.

Óscar dice:

Los virus suelen estar en los pornos, no en los eróticos. De todas formas, tampoco son excesivamente recomendables, teniendo en cuenta que la carga erótica es cero patatero y la dolçor, que decimos por aquí, te bloquea el paladar. Originalidad, ninguna y, claro, para leer un texto a caballo –y nunca mejor dicho– entre una película S y un libro de Corín Tellado, pues casi que mejor lo dejamos estar.
Por cierto, ¿alguien ha leído algo de Corín Tellado? ¡Que lo confiese!

Brixta dice:

😀
Éso o lo podría confesar jamás en tu blog aunque fuera cierto. Ya ha habido demasiadas confesiones.

Óscar dice:

Si yo me leo cualquier cosa, como quien dice, desde postciberpunk –¡aaarrrjjjj!– hasta blogs eróticos, pasando por el catálogo del Carrefur y algún que otro diario de mala reputación. Oye, que leer a Corín Tellado casi me parece más digno que a la fachorra de Julia Navarro.

Brixta dice:

¿Stephen King? Confiesa

Óscar dice:

No, Stephen King, no, he visto las pelis de algunos de sus libros, pero no. Y conste que no se me caerían los anillos. Con decirte que yo sí he leído el Código Da Vinci…

sonia dice:

Mi madre tenia novelillas de a duro de corin tellado y alguna me leí, es mas, diria que mas de una.
De Stephen King, ninguna que soy muy miedosa. Las versiones del cine no me han gustado y Carrie me pareció mas drama que terror.

Brixta dice:

De Stepehn King yo me he leído unas cuantas. Me dio una época con trece años.
El código Da Vinci también me lo “tuve” que leer porque me lo prestó la novia del jefe. Qué malooooooooooooooooo. Al menos si ahora critico El Código Da Vinci lo hago con fundamento. No es algo que todo el mundo pueda hacer, como he podido comprobrar después de interrogar a los “despotricadores”.

sonia dice:

Yo tambien leí el codigo y los otros dos que ya no me acuerdo como se titulaban y me resultaron entretenidos.

Óscar dice:

Uys, pues a mí me pareció que me trataban de imbécil cuando leí la novelita en cuestión. Los diálogos tipo:
Médico 1: Uy, parece que tiene el colodrillo fracturado.
Médico 2: Sí, el colodrillo, que como bien sabes es el huesecillo que está entre el metacarpiano y la curcusilla.

… me tocan las pelotas. Porque, evidentemente, si son médicos, uno no va a decirle al otro aquello de “como bien sabes”, que para eso es licenciado en medicina. Pues aquí pasa lo mismo.
Conservadora del Louvre: ¡Uy! ¡Qué misterio! ¡El fiambre está justo delante de la Gioconda!
Policía: Esto es muy misterioso, sí, porque como bien sabes, la Gioconda es un cuadro que pintó Leonardo Da Vinci en el año 451 antes de Cristo.
Conservadora del Louvre: Sí, sí, en el 451 antes de Cristo. Y no solo eso. También se dice que Leonardo Da Vinci era templario.
Policía: Válgame Dios, ¿¡templario!? ¿Esos que violaban a vírgenes para comerse después sus entrañas?

Pues eso.

sonia dice:

Nunca sabes quien va leer un libro, asi que no esta de más informar un poco. De todas formas como decian que no era muy veraz pues yo lo lei sin darle importancia a ciertos detalles. Lo que digo, era entretenida.

Óscar dice:

Ya, pero si te tiene que informar de otras cosas expresamente, entonces la novela es mala. Y si lo hace, pordió, ¡¡¡que no se note!!!

Ana2 dice:

Pero qué cosas te pasan!! Claro que si no buesaas…pues no encuentras. A ver que me vuelvo a confesar : Si al Código da Vinci, en su día me pareció original..claro que en su día!! De Stephen creo que me leí uno de fantasmas que se dejó olvidado mi hermana..sin nada que comentar y de Corín Tellado…de pequeña me debí de leer todo lo que escribió la pobre, ya que en casa de mi abuela había poca cosa más que leer..y si lo había era del mismo corte. Con diez años recuerdo que lo flipaba, pero ahora no pararía de carcajearme…y de erótico tiene, más bien poco.
También reconozco que a mí la literatura erótica..no es que no me guste, es que a parte de aburrirme hace que me parta de la risa y no creo que el objetivo de la “sonrisa vertical” sea que una se descojone viva…digo!!

Óscar dice:

😀 😀 😀
Claro que no. Y por cierto, buscando en la página de Corín Tellado he encontrado esto:
Corín Tellado ha publicado unos 4.000 títulos, ha vendido más de 400.000.000 de ejemplares de sus novelas y ha sido traducida a varios idiomas. No en vano figura en el Libro Guiness de los Records 1994 (edición española) como la más vendida en lengua castellana.
Be beo toa. De todas formas hay que reconocer que fue la primera en muchas cosas, aunque no es que sea santo de mi devoción.
Oye, Ana, ¡¡¡tú te has leído todo lo legible y por leer!!!
Lamarequeva

iwi dice:

anda que no tenéis peligro…
corín tellado: nada, un día leeré algo por curiosidad
código: malo (mucho), pero los hay peores, se ha hecho demasiada sangre con él
s. king: escribe bestsellers siguiendo la fórmula punto por punto, pero no me parece malo. es como las pelis de acción, a veces, algunas, entretienen.

iwi dice:

pero Corín tellado qué era ¿un grupo de “negros” trabajando sin parar? no se pueden escribir 4000 libros en tu vida, por malos que sean, ¿o sí?

sonia dice:

A mi mientras la novela me sea entretenida pues no me importa si tiene matices eróticos, pero si roza la pornografía y no tiene más gracia que esa, pues como que no.

Óscar dice:

A mí también me parece que son muchos libros, de todas formas, copio de la web oficial:
1947
Editorial Bruguera incluye en su nómina de escritores a Corín Tellado, comprometiéndose la autora a entregar una novela corta a la semana.
1948
Sus novelas arrasan en kioscos y librerías por un precio de 4 ó 5 pesetas cada ejemplar.
1951
La revista Vanidades, de gran difusión en toda Hispanoamérica, firma un contrato con Corín Tellado, comprometiéndose la escritora a entregar dos novelas cortas e inéditas al mes. La tirada de la revista pasa de 16.000 a 68.000 ejemplares quincenales.
1962
Firma por primera vez un contrato en exclusiva con Editorial Bruguera, con una contraprestación de 150.000 pesetas.
1989
Andrés Sorel cumplimenta los datos de más de mil escritores en su Diccionario de Autores. Corín figura con 2.243 novelas.

Una selección rápida ha sido.

sonia dice:

Pero esta mujer, fijo que comia mientras escribia y cuando dormia soñaba en alto y lo grababa.

Brixta dice:

😀
Oscar, a mí me pasó lo mismito con el código.
En cuanto a Corín Tellado, me apuesto el cuello a que no era una sola persona, y lo mismo ni era mujer.

ayma dice:

Corín Tellado: no
Stephen King: sí, muy irregular, los cuentos son toooodos identicos, hasta se parecen los títulos, todos en la línea Los chicos del maíz (pueblo en mitad de ninguna parte con algo súper maligno pululando por ahí). Carrie y Misery me gustaron. Mucho mejores que la media, y en película dan juego.
Código: por supuesto, como dice Brixta, si no cómo lo voy a criticar… Es verdad que es malo y tonto, pero la verdad, justo lo que esperaba. Thriller-americano típico total, estilo John Grisham. Esta gente es que escriben con los ojos puestos en los derechos de cine, lo de la literatura les pilla un poco lejos. Pero se deja leer, tapmoco es para quemarlo en la hoguera.
También me leí en mi tierna pre-adolescencia las obras completas de Julio Verne y de Agatha Christie (Testigo de cargo, en libro y en peli, es genial).

ayma dice:

Stephen King también es sospechosamente prolífico, aunque dudo que tanto como Corín (vaya nombre ¿no? luego dicen de los nicks de internet). No sé si tienen negros o están un poco locos, o las dos cosas…
Con lo que me cuesta a mí escribir un post de pascuas a ramos. No puedo menos que admirarlos por muy cutres que sean los libros.

Brixta dice:

Ayma, yo era adicta a Agatha Christie, y también me leí varios de Julio Verne.

malayerba dice:

Confieso:yo he leído a Corín Tellado, a Stephen King, el Código Da Vinci y un montón de infumables más, como Victoria Holt o la tipa ésta de Sexo en Nueva York.Las adicciones es lo que tienen, que necesitas de tu dosis aunque esté cortada con lo peor.Lo más extremo que recuerdo es quedarme tirada en una pensión en Bobo Diolasso, en Burkina, durante un apagón, y de puro monazo leerme los Evangelios en francés con ayuda de una linterna.Aguanté seis meses con sólo cuatro libros, y ya me los sabía de memoria.Es más, creo que podría recitarlos aún(batallita for the people).
Y yo quise currar de autora de novelas tipo “Jazmín”;esfuerzo cero y retribución razonable.Ya lo sé, tengo que dormir más horas.

sihaya dice:

No me he leido Corin Tellado, pero de novelas “de a duro” me he leido tooooodas las de J. Mallorquí (“El Coyote”, ma que era malo, pero con 10 años entretenía), Zane Grey (3/4 de lo mismo, aún el otro, como era el mismo personaje, tenía que inventar diferentes tramas, este no), toooodo Salgari (que tiene unas cuantas más que “Sandokan”, 147 para ser exactos).
Agatha Christie, Julio Verne y Arthur Conan Doyle también estuvieron en la misma época, que recuerdo yo que en el quiosco daban sus obras completas a 300 pesetas el tomo y mi padre me compraba todas las semanas, pero son de otra liga :D, no las pondría yo con los anteriores.
Stephen King, unas cuantas, prestadas, pero no me termina de convencer ni como entretenimiento, y códigos da Vincis y demás, me los he leido, no me parecen nada del otro mundo, pero sirven para lo que sirven. ¿O acaso cuando vais a ver una americanada al cine sois de los que decís “oh, qué mala, no me lo esperaba, cómo pueden fliparse tanto”…? no, si uno va a ver James Bond, sabe lo que le espera, se lleva las palomitas y se deja la mente en casa. Pues lo mismo con este tipo de libros que, creo yo, sabes a lo que vas. Por cierto, el recurso ese de “como ya sabes”, está en miles de pelis y series (CSI, para empezar) y ahí me molesta menos. ¿Por qué? Mistirios de la cienecia

ayma dice:

Estoy de acuerdo en que Agatha y Julio están en otra liga (Óscar, ¿esto se dice en castellano oficial o es un anglicanismo?), aunque no sé si tendría ahora la paciencia para leer tanto de ellos tan seguido. Julio Verne me lo trajeron los Reyes Magos un año (sí, yo era de ésas) y la colección de Agatha la leí fin de semana tras fin de semana en casa de mi tía, empecé para escaquearme del excesivo cariño (y volúmen) familiar y me enganché. Se me pasaban los días familiares volando.

malayerba dice:

Mardito roedore…he escrito un comment largo largo, le he dado al botoncito después de escribir la palabra mágica y ¡misterio!ha desaparecido el comment.
Bueno, pues que sí, que yo he leído a Corín Tellado, en el pueblo;y a Stephen King, como dije que “El resplandor” me había gustado (a los doce años;no es una excusa, sólo un dato) mi familia se lo tomó tan al pie de la letra que aun hoy siguen regalándome libros de él.Lo tengo casi todo, oigan.
Y acerca de inconfesables:Victoria Holt, Rosamunde Pilcher, Buenafuente, Bridget Jones, el Código Da Vinci, todos, todos los he leído.Y más que no recuerdo.

malayerba dice:

Y El Coyote, y las de Marcial Lafuente Estefanía y Zane Grey,madre mía, así estoy yo!

Óscar dice:

😀 😀 😀
¡Pero qué lanzadas estáis!
De mi tien-na infancia recuerdo a los Tres Investigadores y luego los tebeos, que tenía a toneladas: los pitufos (mis preferidos eran el cosmopitufo, los pitufos negros, el rey pitufo, las historias de pitufos –que me hacen más gracia ahora que cuando era pequeño– y el ketekasko, que recuerde asínnn rápido), los de la editorial valenciana, claro (Jaimito y Pumby, sobre todo). De autores prolíficos, Agatha Christie no me iba, pero sí Julio Verne, la pimpinela escarlata –fritos os he dejado–, algunos de la serie de Guillermo, de Crompton y algo más que no recuerdo.
Escuchadme, lo de Socorro (Corín) Tellado sigue siendo un misterio de la ciencia.
La web oficial:
http://www.corintellado.com
Y sigue vivita y coleando.

Brixta dice:

😀 😀
¿¿¿¿¿¿ketekasko???? ¿Qué era? ¿Un comic de un camorrista vasco? No lo había oído en la vida.
Y ahora que Malayerba menciona a Victoria Holt….. Bufff lo que me gustaba. Adicta totalmente, oye. Y sé que me vais a linchar por ésto y quizá debería releerlo todo, pero ……. ¿Victoria Holt no es la reencarnación de las hermanas Brontë? Si es que era todo Jane Eyre con diferentes nombres.

IxcheL dice:

Ay, ay , ay Óscar no tienes reparo jajajaja muy bueno me encanta es humor negro que tienes mi estimado xD
PD. Acuerdate de pasar a colocar un comentario de actualización en 20 minutos plof…! jajaja

macorina dice:

Joer, Óscar, Guillermo!! Cómo molaban esos!! Mis preferidos con diferencia. Era para partirse con Violeta Isabel, Huberto Lane y compañía. Entre mis hermanos y yo teníamos un montón y un día en mi cumpleaños apareció mi madrina con un paquetote con 9 libros que eran los que faltaban para tener toda la colección. Cómo molaba mi madrina.
Lo de Corín Tellado es paranormal. Si escribió 4000 libros en, digamos, 50 años, es que terminaba uno cada 4 días y medio. Pero no sé… cosas más raras se han visto.

Brixta dice:

Aprendí a leer con Celia, pero Enid Blyton to the power. Tanto Los Cinco como Las Mellizas O´sullivan…. Y se acabó por hoy de confesiones que luego me tomais el pelo.

hukes dice:

La casa de Pepito tiene los ángulos de perspectiva imposible porque está contruida en R’lyeh.

Ana2 dice:

Yo me leí todo lo de Salgari que tenía de cuando mi madre era pequeña…y era un flipe eso de las niguas…y las cerbatanas…Los Cinco estaban bien..de Celia aún tengo la colección completa, y Puck…era un crack..pero si lees eso con seis años, por malo que sea creas un buen hábito!!Ya me gustaría que los niños de ahora leyeran por lo menos la mitad que yo leía de tierna infanta!!

iwi dice:

Enid Blyton y Puck forever, y ya está bien. Lo dejo.
malayerba, a mí ya me ha pasado lo de perder el comment por culpa de la palabreja; te deja un humor…

Óscar dice:

A mí Enid Blyton no recuerdo que me gustara tanto, tengo que decir. Y lo de Corín Tellado, al parecer escribía una novelica –repáres en lo de –ica– cada dos semanas o menos. Así que era bastante rápida la tía.
El Ketekasko no era un camorrista vasco 😀 😀 :D, era un pajarraco que les jodía el puente, a los pobres:
http://www.planetadeagostini.es/ficha.php?id=201
La última portada.

sonia dice:

A mi tambien me encantaba Enid Bllyton, puck y Victoria Holt, bueno y seguro que si me lo vuelvo a leer me siguen gustando. ¡Que buenos ratos, que recuerdos! 🙂

In I Go dice:

Me acuerdo del Ketekasko, que se tragó un potingue que había hecho el gran pitufo porque unos pitufos lo tiraron a un barranco y cayó en un nido.
¿Nadie ha leído los libros de los Hollister?

sihaya dice:

sí! Puck, los 5, los 7 secretos, los Hollister, los 3 investigadores, y ya puestos a confesar, Claudina en…??? ande era?? y las Torres de Malory (aunque estos 2 últimos eran más “de chicas”). ¿Quién era Victoria Holster?
Y yo también recuerdo al Ketekasko, qué bueno :D, y los cortos de los pitufos también eran buenos, todavía recuerdo el que se pasan todo el comic discutiendo sobre si es el “pitufocorchos” o el “sacapitufos”, que a veces me recuerda a nuestras discusiones lingüísticas.

sonia dice:

Las torres de malory, tambien me suenan.
Victoria Holt es una escritora de aire romantico que tambien ha escrito bajo varios seudonimos.

Brixta dice:

¿¿¿¿El ketekasko en los pitufos????? ¿Quién era exactamente? ¿No sería Gargamel con otro seudónimo?

In I Go dice:

Brixta, que estás omnubilada con lo del coñito. 😀
Era un pajarraco que bombardeaba la aldea pitufa con pedruscos.

Brixta dice:

😀 😀
Mírale como se queda con las cosas el In I Go. Yo no me acuerdo de eso. También hay que decir que yo los veía en alemán en esa época. (Toma ya……..)

sihaya dice:

verlos? creo que ahí está la difererencia… No sé si del Ketekasko se llegó a hacer los dibujos animados, pero creo que los que hemos hablado del Ketekasko los leíamos

Óscar dice:

Yo creo que no se hizo en dibujos, pero tampoco estoy seguro. Yo me refería al Ketekasko de los comics (In I Go, es ésa historia exactamente, la de unos pitufos que van a lanzar una poción mágica tipo abono para plantas a un barranco porque era peligrosa y se la traga un pollito que hay en un nido).
De las historias cortas de los pitufos hay un par de las que me acuerdo perfectamente (que eran para adultos, creo yo):
1) Un pitufo no para de dar vueltas a un agujero diciendo todo el rato: “27, 27, 27, 27”, hasta que se acerca otro.
2) Dos pitufos plantan una nuez y esperan a que crezca el nogal.
3) Un pitufo está deprimido porque dice que es un ser feísimo y viene otro a consolarlo.
4) Dos pitufos apuestan a que un tercero es capaz (o no) de llenar un colador de agua.
Brixta: de lo del coñito yo también me acuerdo ;).

In I Go dice:

1) Y dice 28.
2) Me suena.
3) De ésta no me acuerdo.
4) De ésta, sí.

Brixta dice:

Si es que no se os puede contar nada. 😉
Vale, yo es que los veía, no leía los comics. Y jugaba con ellos, tenía mogollón de ellos con casitas y todo.

La_puta_vaga_de_mierda dice:

No sabía que existiesen comics de los pitufos. Quitando los mortadelos y zipizapes que imagino que la mayoría hemos leído, a mí el que me encantaba era Superlópez.
De pequeña tenía una especie de obsesión con Salgari. Creo que me leí el 80% de lo que salió de su pluma, y lo que no, fue porque no lo encontré en la librería. Me leí El Corsario Negro con once años o así (“versión íntegra”, decía en la portada) y fue mi libro favorito durante mucho tiempo. Mi padre era firme defensor de Verne, pero a mí el tipo este me daba mala espina (no me preguntéis por qué) y allí se quedaron sus libros en la estantería. Mi padre estuvo aaaaaaños y aaaaaaños refunfuñando “y al final no te leíste La isla misteriosa, desgraciada, con lo que me había gustado cuando era pequeño…”
El primer libro de Verne que leí fue con 24 años. La isla misteriosa, claro, para que el pobre hombre dejase de romperme la cabeza con la misma cantinela. Descubrí que Los náufragos del Liguria, de Salgari, se le parecía sospechosamente.
Y paro ya, que yo de mi vida privada no hablo 😛

karraxi dice:

de boooteeeeeeeeeeee!!!!!??? las lentejaaaas?? :O

Óscar dice:

Sí, que si no te acuerdas de ponerlas el día anterior a remojar, ya se sabe. Si me dices algún truco, prometo no ponerlas nunca más de bote, ea.

Deja un comentario