Valencia-Valladolid en una hora

Hoy un post de colorines. El día uno fue el décimo cumpleaños de los weblogs –Apodérate ya se ha referido al asunto antes que yo– y aquí estamos, teclado en ristre, contribuyendo a al basura digitial. No llego a entender por qué se ha puesto de moda, porque según los datos que ofrece EL PAÍS, un millón y medio de españoles de sexos variados escriben un diario digital o como coño queramos llamarlo. Si me pongo a pensar no tengo ni idea de por qué sigo aquí, erre que erre, lo cierto es que esto ya se ha convertido en parte de mis actividades diarias: puedo pasar sin las cuatro raciones de fruta y verdura, pero no sin el blog. Y hablando del tema, en Webonauta me he enterado de que existe una web donde puedes comprobar si una página está censurada en China. Lo hacen de una manera muy espectacular y de colorines, así bien de Flash, pa que impresione, pero he aquí que me he puesto a comprobar si NORMALIZADO estaba censurado. ¡Oh, sorpresa!, no lo está. Corriendo a probar con los vuestros.
Y sigo con el tema bitácoras. Últimamente he estado leyendo uno, El guionista hastiado, que tiene su miga. El último post no tiene desperdicio. Contiene un vídeo sobre la manipulación informativa en Telemadrid –si pinchas en el enlace te sale un banner sobre las mentiras del 11 de marzo, uauauauauaaaa (léase con máscara de Nosferatu)– que resulta bastante inquietante, aunque teniendo CANAL 9, cualquier cosa que huela a neutralidad me desconcierta. No conozco Telemadrid –he visto el vídeo–, pero en RTVV la propaganda es tan descarada que tengo que agenciarme un pozal para vomitar cada vez que hago záping, no sea que me encuentre con un informativo de esta cadena y me salga el presidente Camps a hablarme de lo fantástica que es la Copa del América o a Rita –recordad, la alcaldesa perpetua de Valencia, fallera de pro para regocijo de muchos aunque algunos la llamen Godzrita–, lo dicho, Rita inaugurando un barco, imagen a medio camino entre cierto bajito cabezón que gobernó en España –enigmático que me he puesto, oiga– y la heredera de los Onassis. El vídeo muestra la manipulación, como decía, en Telemadrid. Claro que si nos ponemos a hilar fino, si hay gente que cree de principio a fin lo que se dice en esos informativos –por ejemplo, sobre las manifestaciones contra la política del gobierno de legalizar las parejas del mismo sexo, que son unos gorrinos, porque del ano sale caca–, igualmente no informar sobre tales manifestaciones o decir que menudos petardos sería una manipulación. Y es que con la cosa que tengo yo con los «librepensadores» –a puntito he estado de poner cienes y cienes de comillas más, pero me abstengo–, pues casi que me da pánico decir lo que pienso.
Más. Me encantan los trenes, no sé si lo había dicho en otra ocasión. Bueno, pues eso, que me gustan mucho los trenes y hoy, en Francia, han batido el récord de velocidad: ni más ni menos que 574 km/hora. Y yo me pregunto qué sentido tendrá esa velocidad. Sales a las 10 de Valencia y te comes un bocata en Valladolid a las 11:15, si hubiera línea directa, claro, porque no acabo de entender por qué, para ir de Valencia a Madrid hay que pasar por Albacete, que parece de chiste (puedes pinchar en el mapa para comprobarlo). NOTA DEL TRADUCTOR: «Subred tipo C» = Borreguero de tercera, velocidad máxima: 80 km / h y riesgo para los pasajeros de intoxicación por inhalación de humos.
He dicho.