Nativo da clases

Ahora mismo me voy a dar una clase, así que aquí un post rapidito e intrascendente. Kurt Vonnegut ha muerto. Me enteré en EL PAÍS de ayer y al ver los feeds de Cuchitril Literario me he acordado de que no había dicho ni una palabra. Matadero 5 ha salido hace relativamente poco en una versión de bolsillo en ANAGRAMA, a un precio módico, siete euros de nada. Prueben con Vonnegut.

#

Ayer hablé por teléfono con otra profesora de español porque salí de la clase que me salía humo por las orejas y sapos y culebras por la boca. La conversación vino a ser:

  • Óscar: Hola, X, mira, te llamo porque acabo de dar una clase de español y NUBE CON RAYO, BOMBA, LETRA CHINA, CABEZA DE CERDO.
  • X: Ah, sí, no te preocupes mira yo…
  • Óscar: SAPO, BOMBA, LETRA CHINA, CULEBRA.
  • X: Que sí, pero es que…
  • Óscar: LETRA CHINA, NUBE CON RAYO, ESPIRAL NEGRA, EXPLOSIÓN.

Y así hasta que conseguí desahogarme del todo.
Porque para otras cosas no, pero para dar clases tengo bastante más paciencia que en el resto de cosas que hago, me convierto en otra persona, practico el OHM, conecto con mi karma y de paso con el METEOSAT, todo esto en cuestión de dos o tres segundos. Porque el español para extranjeros tiene su enjundia y además de saber las doce reglas del subjuntivo, lo que es una acción y un estado –fundamental para distinguir entre pretérito indefinido (o perfecto simple) e imperfecto–, cuál es la diferencia entre “recomendar” y “aconsejar”, que es bastante espinoso el tema, y tener claro que “ser” es para cosas que son siempre de una manera y “estar” se usa con características que cambian, uno tiene que saber mantener la compostura ante diálogos como el que sigue:

  • Óscar: Vale, el número tres, Fulaniten, te toca.
  • Fulaniten: El coche está gojo (guepgodusimos la pgonunsasión de Fulaniten).
  • Óscar: A ver, Fulaniten, “el coche…” (mano detrás de la oreja, significando que hay un error)
  • Fulaniten: El coche está gojo.
  • Óscar: Fulaniten, recuerda las reglas, “estar” es para cualidades transitorias y “ser” cuando algo siempre es de una manera, inténtalo de nuevo.
  • Fulaniten: El coche está gojo.
  • Óscar: No, Fulaniten, “el coche es rojo”.
  • Fulaniten: No, no, no, el coche está gojo.
  • Óscar (con cara de póquer y recibiendo datos del SPUTNIK): ¿Por qué “está” rojo?
  • Fulaniten: Porque antes ega asul y puedo pintaglo de gojo.

Y lo que sigue es una discusión sobre el concepto “permanente” y sobre la estupidez de los españoles. Otro ejemplo:

  • Menganiten: En 1998 fui en militaria.
  • Óscar (ojos como platos y jarekrisna): Hmmm.
  • Menganiten: ¿Hm? Sí, en 1998 fui en militaria.
  • Óscar (Pasa al santoral romano, Santa María del Santo Prepucio, ruega por nosotros): A ver, Menganiten, ¿recuerdas cuando hablamos de la mili? Es “mili”, “hacer la mili”…
  • Meganiten: ¡Ah!, sí, ya, entonces en 1998 hacía en militaria.
  • Óscar (la úlcera empieza a sangrar): Casi, casi, “militaria” se dice “la mili”.
  • Menganiten: En 1998 hacía en la mili.
  • Óscar: Ahá. En 1998 HICISTE LA MILI. Yo no HICE LA MILI. ¿Dónde HICISTE LA MILI?
  • Menganiten: Fui en militaria en Baden-Baden.

Lo dicho, que hay que tener los nervios de acero. Más aún con los alemanes, que son los más contestones de todos. No digo que sea una profesión de riesgo, pero sí que es bastante más difícil de lo que parece. Mucha gente piensa que dar clases de lengua materna lo puede hacer cualquiera y creo que es un error, porque si ahora preguntara al personal qué diferencia hay entre “ayer estuve estudiando el subjuntivo” y “ayer estudié el subjuntivo”, un habitual en las clases de español, habría que ver cuáles son las respuestas y no es por desmerecer a nadie, conste. A mí siempre me ha repateado la gente que es una forofa de los nativos, “clases de inglés por nativos”, digo yo que saber usar la lengua no quiere decir saber enseñarla y ser filólogo, tampoco. Lo que yo sé es a base de experiencia, consejos, sentido común y cagarla infinitas veces.
Y ya que estamos, aprovecho para promocionarme:

NATIVO DA CLASES DE LATÍN
Grupos reducidos
Flexibilidad de horarios
Precios módicos

Comentarios

Fer dice:

Óscar, dado que el latín, como todos los moluscos saben, es una lengua muerta, considero que hay una errata en tu anuncio. Me he tomado la confianza de tuneártelo un poco:
NATIVO ZOMBI DA CLASES DE LATÍN
Cuádrigas reducidas
Flexibilidad de kalendas
Cobro en sestercios
(Y paciencia, mucha paciencia, con los alemanes: ya sabes que estos «cabezacuadradas» son muy suyos. Si no, pregúntaselo a los polacos).

Iwi dice:

éstos bárbaros…
Me he reido con Fulaniten y Menganiten, y es verdad que dar clases de un idioma no las da cualquiera. Lo sé porque yo misma lo estuve haciendo durante un verano, a un nivel muy básico, y acabé de los nervios, no es lo mio, concluí. Y también me han dado clases nativos de inglés, y los había desde buenísimos hasta otros con lo que tiré el dinero. Como dices, hablar una lengua no es saber enseñarla

Iwi dice:

(como éste es el blog de normalizado me está doliendo, dañando la vista, el «éstos» del comment anterior, y ya que estamos el «reido» también)

In I Go dice:

El Latín sigue siendo la lengua oficial de un estado soberano. Parece ser que (según la Wiki) sólo tiene 921 habitantes y 0,44 km2 de superficie.
Eso si no tomamos en consideración afirmaciones de Dan Quayle, como ésta:
I was recently on a tour of Latin America, and the only regret I have was that I didn’t study Latin harder in school so I could converse with those people.
Más perlitas, aquí.

Brixta dice:

:)) :)) :))
Me imagino tu cara de asombro, y de cabreo posterior.
Tienes razón. Creo que no sería capaz de enseñarle al Caracol español.
(Muy bueno In I GO :)) )

DeLiA dice:

:))
Jajajajaja…
Que en cada cara de decías poner yo hasta me la imaginaba y todo 😛
La paciencia es en los tiempos que corren un bien muy devaluado por lo tanto cuanto mas meritoria es tu faena de practicarla en el proceso de enseñar…
Mira que no es nada fácil, que hasta yo me arranco los cabellos cada vez que tengo que estudiar con algunas compañeras y llevas las vez número 3 explicándole lo mismo y ellas insisten en el error, y luego una buscándole el lado amable va y le explica con manzanitas, con florcitas y demases y… nada…
¡Que frustrante! /:)
Yo no podría hacer una clase a todo un curso sin asesinar a nadie en el proceso… menos aún de español, que el mío es malísimo, que con mucha muchísima suerte hablo algo de «chileno»… y eso :B
jejeje… 😛

Sonia dice:

Por la regla de tres el coche de fulaniten podia ser una lata de coca-cola, que con esto del reciclaje no se sabe. :)) :)) :))
Y pensaba que menganiten iba en fila india, en procesión, algo asi. :)) :))
A eso se le llama ganarse el sueldo bien ganado.
de todas formas no debería reirme mucho que habría que verme a mi, intentando hablar alemán, que mira que mi pobre padre lo intentó y sólo consiguió que le diera los buenos dias, la gracias y contar hasta diez.

Ana2 dice:

Oscar hijito, tu te has ganao el más allá, el más aca y las zonas intermedias!! Eso es paciencia, que yo cojo al fulaniten entre el coche gojo y la militaria…y me pienso si le atropello o le fusilo..ja, ja
Con lo facil que es ver la diferencia entre ser gilipollas y estar gilipollas!! 😛

Óscar dice:

De verdad, no os podéis ni imaginar la paciennnncia que hay que tener, si me pusiera a contar… no acababa. El otro día, el jueves, salí así: /humo/

Jaja…qué gracia. Estoy intentando aprender Alemán y me sorprende la entereza del profe con la de patadas que damos a su lengua. Una detrás de otra. Y cuando quedo con mi intercambio alemán me hace unas preguntas de español que ni de coña sé contestar. Es que muchas de ellas ni te las planteas simplemente las usas porque es lo primero que te viene a la cabeza. En fin, tiene su mérito dar clases. Yo no serviría. Me gusta explicar, pero con los alumnos difíciles o flojos me viene la vena asesina. No veas lo que es explicar matemáticas a un negado/a. Vamos, que le ponías un ejemplo que se podía encontrar todos los días (rollo vas a la tienda y tienes x ptas) y ni por esas. Ni con dibujos pa tontos. Ayy…no sabes cuánto te admiro 😛

Palimp dice:

No sólo pasa con los idiomas; yo soy profesor de programación, también tengo mucha paciencia, pero a veces se gasta. Tengo la prueba:

Óscar dice:

:))
Sí, para dar cualquier clase hay que tener paciencia. Con esos más, que están adolescentes perdidos y además van porque creen que les vas a enseñar informática y, después de seis meses, van a ser capaces de hacer un programa para animación en 3D.

Sonia dice:

A veces yo creo que lo hacen a posta para sacar de quicio al profesor.
Yo recuerdo un profesor al que le preguntabas un par de cosas de otros temas y al final se le olvidaba dar su clase. 😀

malayerba dice:

Confieso.Yo fui profesora de castellano y de catalán para inmigrantes.Los odié profundamente mucho tiempo.Mucho, mucho tiempo.

Ange dice:

Yo soy estudiante de la carrera comunicación y lenguaje, pero a veces me cuesta para aprender todos los gramaticas :*

Deja un comentario