Bragas y bachilleres

Ayer, mientras comía de menú un plato de pasta a la boloñesa que de boloñesa tenía lo que yo de napolitano y la pasta era una pasta, decidí deleitarme con la lectura del diario regional LEVANTE, un poco rojeras o, mejor dicho, de puño y rosa. Bueno, pues lo de siempre: que si Rita esto, que si Camps lo otro, que si jatetú el PP lo que hace, que son unos petardos y no precisamente falleros, que si Irak,… lo de siempre. Hasta que llegué a la sección de asuntos culturales y otras menudencias. Sí, se superan día a día. Si creíais que lo habíamos visto todo, aquí un hermoso titular:

Piolín, el rey de las bragas de las maduritas

Tengo que admitir que éste no es el del diario que leí ayer, sino del 20minutos, pero pal caso es lo mismo. Bueno, no es lo mismo, éste es más impactante, por eso lo pongo.
A ver, Piolín + bragas + maduritas,… maduritas + Piolín + bragas,… bragas + Piolín + maduritas,… cualquier combinación me pone las bragas como escarpias, digooo los pelos, digooo, bueno, ya me entendéis. Bueno, pues arresulta de que, como toda noticia que no contenga muertos o crisises o delitos varios, ¡a la sección de cultura!, que ahí cabe todo: una marca de productos de higiene íntima, que no mental, ha hecho un estudio para ver las bragas que se ponen las españolas, como si nosotros, los que no llevamos bragas, que somos la mitad de la población, no tuviéramos que limpiarnos nuestras partes –qué expresión, ¿eh?, ¿no es horrorosa?, “las partes”, “me pican las partes”, “tócate tus partes, que yo te miro”–, bueno, pues eso, que han preguntado a algunas españolas, 600, qué llevan bajo las faldas y por qué. Conclusiones, muchas, importantísimas todas:

  • Piolín es el dibujo favorito de las mozas ibéricas, seguido de Betty Boop y Snoopy (y es aquí cuando yo me pregunto si las habrá con el Naranjito, que es más castizo y bastante más evocador, ¿ánde va a parar?).
  • Las andaluzas prefieren dibujos animados, las madrileñas, las frases –no citas de Kant, sino cosas como “Only for you” y otras tanto o menos originales– y las catalanas, los lunares, que digo yo que éstas se han equivocado, que los lunares y los volantes son para las andaluzas, claro que según este criterio, las valencianas tendrían que llevar peinetas, y perdonen ustedes el chascarrillo, pero me acabo de descojonar yo mismo pensando en chuminos convenientemente peinados con sus correspondientes aderezos y no quiero pensar en las vascas por aquello de las txapelas, que me viene a la mente lo de “que te esperes a que me quite los pantys”. Y sí, soy un ordinario.

Vale. Calmémonos. He buscado en qué diarios han salido las conclusiones de este trascendentalísimo estudio sobre el consumo en este país. Y sí, es una pregunta retórica: EL PAÍS, ABC, LEVANTE… la plana mayor editorial de este país. Y ojo, que la noticia estaba servida por EFE.
Vuelvo al tema de la comida, ya iba por el segundo plato, un trozo de algo con guarnición de no sé qué, que si hubiera llevado un tuperguare, pal perro Manolo que habría ido. Bueno, pues hago la segunda ronda al periódico porque no tengo nada mejor que hacer y es aquí cuando me encuentro por casualidad un articulín escrito a mala leche en Arial 7, de esa que no se ve ni de coña, sobre la enésima propuesta de reforma del bachillerato. No me voy a poner a sacar la regla para medir el espacio que le han dedicado a cada una de las noticias, pero en LEVANTE las bragas ocupan bastante más espacio que la reforma educativa, que consiste, por cierto en:

A partir de su entrada en vigor, los alumnos que suspendan más de dos asignaturas pero menos de la mitad de las de primero no tendrán que repetir todo el curso, como actualmente, sino que cursarán únicamente las que no han aprobado junto con algunas de las que componen el segundo curso.

Y yo he tenido que leer dos veces la frase, porque no me enteraba de nada.
Total, que otra vez lo mismo de siempre. Deberían imprimir el periódico en cuadernillos para que cada uno se comprara la parte que quisiera, porque claro, no digo yo que no me interese saber de qué color son las bragas de la vecina –que son rosas y blancas y son el juguete perfecto para el perro Manolo los días que hace viento–, pero con la solución de los cuadernillos, yo pasaría de los temas de política y economía y me centraría en la sección cultura o sociedad, que son las más divertidas y truculentas de todas, junto con la de sucesos, por supuesto.
¿Para cuándo un estudio sobre los calzoncillos de los españoles? Yo los prefiero largos y monocromos, oiga, sin dibujines, que luego, en fin, voy a callarme que me está entrando la vena macarra otra vez.
PD: Hacen A dos metros bajo tierra en La 2, a las 0.30 todos los días.