Puto sedentario garbancero de mierda

Gracias a todos los que os acordasteis de mi cumpleaños,… si yo llevo una agenda y ni con esas sé cuándo es el cumpleaños de mis amigos y familiares, pero, vamos, ni el del perro Manolo, el pobre, que tiene cumpleaños en fecha indeterminada, que no sé cuándo nació. Eso sí, recuerdo el de los amigos que conozco desde hace veinte años o más. Y por cierto, ahora que caigo –y no sé por qué, tampoco viene a cuento–, ayer escribí con todo mi morro un correo electrónico en catalán occidental, vamos, valenciano de toda la vida, o, mejor dicho, del estatut d’autonomia en adelante, que uno ya no sabe. Total, que resultó ser toda una experiencia nueva y excitante porque no sabía cómo activar el corrector del programa, por lo menos para que el texto no cantara el onliyú con coros y todo, sin pensar que otra solución habría sido haberme tomado un par de cervecitas y ponerme a escribir, que soy de los que les entra el don de lenguas con cierta cantidad de alcohol en sangre. Menudo desperdicio de colegio de pago, señor.
Más. Llevo unos días de mala hostia porque el jueves oí la siguiente afirmación:

A los fumadores, los encerraría. Mis hijos y los hijos de mis hijos vivirán en un mundo contaminado por el humo del tabaco.
Fdo: Fulanito.

Aguanta el chaparrón, muérdete la lengua, cuenta hasta diez y reza dos rosarios antes de contestar, pensé. Por la misma regla de tres, razono yo pa mis adentros, habría que encerrar a los conductores de coches, a los que toman alcohol –porque puede que luego se pongan a conducir y se estampen y, de paso, me estampen a mí también– y a los que leen libros porque están contribuyendo a la deforestación del Amazonas. Amos, anda.
Me parece estupendo que se prohíba fumar en lugares cerrados, siempre que sean públicos, que pongamos ciertos medios para evitar que la gente se enganche y que se informe debidamente de las desventajas del tabaco. Igualmente estoy a favor de que se controle la venta de alcohol para que los menores no consuman –aunque seguro que hay chavales de dieciséis que saben desenvolverse mejor con la bebida que muchos adultos– o que se vigile mediante puntos o comas o estrellitas a los conductores para que no corran –mientras se anuncian automóviles que alcanzan los 100 km / hora en unos segundos y pueden circular a 200, no sé pa qué, porque el límite de velocidad es de 120 en España– y, en general, acepto todas estas leyes de educación social, con reservas, pero las acepto. Pero de ahí a que te machaquen por fumar, me parece que va un trecho, que hay gente que está en contra de que la Seguridad Social pague los gastos de un fumador con cáncer de pulmón y, al mismo tiempo, asumen sin rechistar que todos paguemos a los soldaditos borderlines, que haberlos, haylos, por haber nasío pa matá y pa defender nuestra patria y patrias del vecindario de ataques externos. Es que los hay imbéciles. ¡Ah!, y también hay blogs en los que dicen algo así como “aquí no se fuma” o “blog libre de humos” y similares. Y ya me veo yo cambiando los tradicionales ¡maricón!, ¡cojo! o ¡puta! por los más innovadores y políticamente correctos ¡fumador de mierrrda!, ¡colesterólico de pacotilla!, ¡sedentario garbancero! o el más cutre ¡canoso arrugao!, que el que no toma chococrispis con fibra, mayonesa con oleosán y bollicaos con ácido chorradil pirrifláutico, que, todo sea dicho, combate el envejecimiento mediante una combinación de ADN marino y antioxidantes de isoflavonas procedentes de las cerecillas invernales de la isla de Hokkaido, no es persona; pues eso, quien no se cuide se convertirá en un degenerado en unos veinte años, que al final va a resultar que sólo podrá uno zamparse un potaje en su propia guarida, tapando las ventanas con periódicos, liándose un ducados detrás del otro, emborrachándose con cerveza de contrabando mientras vas degollando criaturitas y conspirando para que se adelante el fin de los tiempos, vía blogs de fumadores, obviamente.
PD: Un consejo divertido. Buscad en Google la palabra potaje. Veréis lo que os sale.

Comentarios

Salarino dice:

Lo de “blog libre de humos” es la gilip*llez más grande que he escuchado en los últimos tiempos, y mi concepto de “últimos tiempos” es muy amplio, ojo.
Y ya que mencionas las paridillas de los anuncios, había una que me hacía mucha gracia, creo que era de una crema, y decían que tenía “gingeroles de gengibre”; casi parece un trabalenguas.

Óscar dice:

:)) Yo también me acuerdo, es como decir que hay que beber horchata porque contiene chuferoles de chufa o las bondades de los puerriroles del puerro.
Lo del “blog sin humo” es una soberana estupidez y no digo más que tengo diez insultos en la punta de la lengua.

Salarino dice:

:)) lo de los puerriroles del puerro es buenísimo :))

Gerardo dice:

Jo, jo, pues a mí me han gustado los chuferoles, me lo apunto.
Yo soy de potajes, especialmente adicto a las lentejas, ahora mismo tengo en la cocnina un puchero de garbanzos con espinacas y bacalao, receta divina que no sé si es muy conocida.
Creo que como reacción a la idiotez global se me está exarcebando el casticismo.

Sonia dice:

:)) :)) :)) :)) Estais inspirados.
¿Colestérolico? se me hace un nudo la lengua cuando termino de pronunciarlo. 😛

malayerba dice:

Muerrrrrrrrrrte a Elena Salgado y a su cohorte de puritanos de pacotilla…dolorrrr…destrucciónnn…
¿Blog libre de humos?Nos ha jodido, y 0% de grasa, pa’ chula yo.

malayerba dice:

Por cierto, el término correcto es “hipercolesterolémico de pacotilla”.Con un par.

jazlima dice:

Buscar potaje en Google –> :)) :))

Hombre, Gerardo; apreciado, por desgracia, no sé si lo estará, pero conocido, el clásico potaje de toda la vida… Se me hace la boca agua sólo con imaginarlo. ¡Que te aproveche!

Brixta dice:

:)) :))
Los fumadores somos los nuevos apestados. Los apestados del S XXI. Cada vez hay más fundamentalistas antitabaco. Están por todas partes y no os cuento lo duro que es convivir con un talibán de esos, que me hace quedarme 5 minutos en la terraza una vez haya acabado el cigarro “para que no entre el olor”. Yo lo entiendo, huele mal, pero sus zapatillas del gimansio también huelen mal y me las trago. Siguiendo sus reglas debería volver descalzo del gimnasio, para que se aireen, ¿no?.
La ley antitabaco entra en vigor el 1 de julio. Y aquí no se van a andar con tonterías de zonas de fumadores o no fumadores, y metros cuadrados. Aquí blanco o negro. Menos mal que ya casi no salgo.

malayerba dice:

Eso sí, qué sano y qué bien huele el humo de los coches, ¿eh?Qué bienestar, pararte a esperar el autobús en la vía pública e inhalar gustosamente el plomo y el benceno de tooooodos los que circulan por la ciudad y que agravan convenientemente nuestros amados ataques de asma.Y qué delicia la ternera espongiforme, qué exquisitez el pollo salmoneloso, oh, el pescado relleno de anisakis (que ésa es otra, menuda novedaad), qué bocado el “salmón au mercure” y la soja mutante.Qué suerte, cómo velan por nosotros, pecadores.
/humo/La madre que los parió.
Brixta, con lo cuesta arriba que se me pone una cena en zona de no-fumadores, no me imagino convivir con uno.Y no entiendo por qué debe prevalecer su opinión, declara una zona “libre de olor a pies” y no le dejes pasar sin ducha previa.Acordónala si es necesario.En la guerra como en la guerra.

malayerba dice:

Por cierto, una aclaración:yo en mi casa fumo, que para eso es mi casa, con dos excepciones:nunca jamás cerca de embarazadas que no fumen ni cerca de niños.Sentido común, que le llaman.El resto, si no les gusta el olor a tabaco, que no vengan.

gurb dice:

Pues yo antes de fumar pregunto sí molesto (y sí a algún presente molesta, no fumo. Creo que tiene mas derecho el no fumador que el fumador)
No me gustan los fumadores que se creen con derecho a fumar en todas partes (en plan reivindicativo)
A partir de allí, me parece correcto (y agradezco) que se habiliten zonas de fumadores, aunque en algunos sitios parezcamos animales enjaulados.
Y algo que reivindico yo (totalmente incongruente con lo que acabo de decir), si se puede fumar en bares, ¿por qué no en librerías?
BTW; delante del ordenador fumo como un cosaco, ¿os pasa lo mismo?

gurb dice:

Creo que me estoy volviendo addicto al ‘B.T.W.’ (baidegüei).

malayerba dice:

En todas partes no, Gurb, en mi casa sí.No es lo mim-mo.Y lo que tú cuentas se llama educación, que es perfectamente compatible con el hábito y la adicción del tabaco.Ahora, en mi propia casa, de charla distendida, no seré yo quien salga a la azotea a echar humo.Tal como yo no impongo mi humo en casa de quien no fuma, no dejo que se me imponga la histeria antinicotínica, salvo, como he dicho, que haya gente especialmente sensible, tipo niños.
Y sí, delante del ordenador se fuma mucho más, no sé por qué.o puede que se enciendan más pitis que se consumirán en el cenicero-yo no puedo teclear con el piti entre los dedos-, pero sí, se va un paquete como si nada.Y a los que no nos dejan fumar en el curro, que somos legión, es asombroso cómo en una par de horas has compensado tooooodo lo que no has podido fumar en horario laboral, y casi sin darte cuenta.Miedo da.:x
Creo, gurb, que ya se está trabajando en los doce pasos para dejar el BTW, pero necesitarás toda tu voluntad y ayuda de quienes te quieren para superarlo 😛

Óscar dice:

Gerardo, a mí también me sale una vena castiza entre machadiana y delibesina que me da miedo, pero prefiero un buen potaje, unas lentejas, un arroz con pollo o un cocido a la cocina políticamente correcta.
Lo de fumar. A mí lo que creo que más me jode es la prepotencia de quien juzga al que fuma. Oye, preocúpate de tus cositas, que yo haré lo propio con las mías, ¿no te jode? Y puestos a prohibir, en las ciudades, transporte público, pongamos tranvías, por ejemplo, el resto, peatonal. Y la bicicleta para todo el mundo. Porque el quiosquero de la calle Colón –léase cualquier calle con tráfico del centro de la ciudad– está expuesto a los mismos humos que la niña del anuncio que fuma un paquete al día. Y si me equivoco, me lo expliquen. Y seguiría prohibiendo más cosas: el alcohol, por ejemplo, internet, las tragaperras, las armas de fuego, la televisión, los donuts, el tocino y demás cosas nocivas. Y quien haga uso de estos productos tendrá a partir de ahora la entrada vetada a mi casa. Y, por supuesto, le machacaré con frases del tipo “hay que encerrar a los que comen tocino”, “internet no sirve para nada, a ver si coges un libro”, “no juegues a la lotería, que es de vagos” y demás.
Y a los fumadores que no respetan a los demás: cabrones, siempre pagaremos justos por pecadores.

In I Go dice:

Además, es mentira que la niña fume un paquete al día.
Aquí se comenta la falacia.

Deja un comentario