Ya la tengo

Sí, ya la tengo. Ahora solamente me falta conseguir los juegos, que no es moco de pavo. Que digo yo que no me avergüenzo de na, ya lo había dicho en alguna ocasión –aquí y aquí–, andaba yo tras ella –«¡qué gonita, qué gonita!»– ni se sabe el tiempo. Ahora toca poner a prueba mi fuerza de voluntad porque me espera una buena temporada obsesivo-compulsiva –¿se escribe asínnn?– para conseguir todas las estrellitas, alcanzar la edad mental óptima y demás másters del universo. Espero que no sea mi ruina.
PD: ¿Habéis visto esto?
PPD: Quien quiera comentar la novela de Paul Auster, se pase por aquí.