eLibros

Acabo de realizar el pago de un impuesto por internet. Que dios o quien sea nos asista. Me están temblando las piernas. Y eso que no me he puesto a pensar. Porque si la Administración es la monda, por internet no te quiero ni contar. Sospechosamente he llegado al final del proceso sin problemas de ningún tipo, he imprimido mi recibo sin dificultad y he confirmado que la orden de pago se ha realizado. Ahora falta cruzar los dedos y encomendarme a la virgencita de la teta al hombro o la que sea patrona de los trámites administrativos. Eso sí, si la Administración Electrónica funciona, o como se llame, con mayúsculas o sin ellas, me daré con un canto en los dientes públicamente, pero no muy fuerte, que me han costado una pasta.

Y hablando del cibermercado. ¿Qué tal os ha ido con Amazon? Alucina con los precios de algunos libros: The Time Machine, de Wells, edición en inglés, 3,95 $. Os pongo el enlace arriba. Y digo yo que si está la tienda iTunes, que he podido comprobar que funciona a las mil maravillas, ¿habrá también tiendas de libros on-line donde te puedas descargar el libro previo pago en un formato universal? Sé que Microsoft tiene una tienda –o tenía, ya no sé, sabéis que me divorcié de esta empresa tiempo atrás– y que te ofrecía libros en formato .LIT, los que solamente puedes leer con sus programas. Las editoriales “normales” –he dudado con las comillas–, ¿también ofrecen servicios de este tipo? Supongo que con los libros electrónicos nos ahorraríamos una pasta y sería inmediata la compra, la descarga y la lectura. Que estás con insomnio, te conectas a internet, te compras una novela y te la lees en ese mismo momento.

Durante un tiempo estuve usando una PALM para poder leer, que todo el mundo decía «pero ¿cómo puedes leer con eso?, ¿no te molesta?, ¿puedes leer bien?», pues no, mirusté, es la mar de cómodo. Claro que la inversión inicial no es moco de pavo, que no son baratitas, pero merece la pena: te instalas el libro, le ajustas el tamaño de la letra, le das a la opción de pasar las páginas automáticamente y a disfrutar se ha dicho, que pesa bastante menos que cualquier novela de 150 páginas en adelante y no tienes que mover un dedo. Sólamente falta enchufarse a una sonda para no tener que acudir al baño y cascarse un sombrero à la Homer Simpson con dos compartimentos: el de la coca-cola –o lo que ustedes tengan a bien consumir cuando están concentrados– y el del dispensador de palomitas, cacahuetes y demás. Respecto a la pasta, si lees habitualmente, la has amortizado a los tres o cuatro meses –calcúlense unos 18 € por libro–, o incluso más rápido, depende de la velocidad de cada cual, por aquello de «un libro la año no hace daño, pero es costumbre más sana, un libro a la semana».

Comentarios

sihaya dice:

¡aaaays, cómo echo de menos mi palm! El caso es que ahora ya puedes encontrar palms más baratitas, pero el leer elibros, incluso gratis no implica que no te los vayas a comprar. Eso sí, te evitas la compra de tostones y vas ya a lo seguro, sólo porque alguno te apetece tenerlo en papel. Por otro lado, no sólo se pueden comprar e-libros nuevos -más allá de copias privadas y demás cosas que no voy a mentar para no irme a otro tema-, sino que en algún sitio recuerdo que podías descargarte «abandonware» :P, es decir, libros sobre los que han espirado los derechos de autor y que, por tanto, son de público acceso.
Respecto a Amazon, Anselmo se compra muchísimos libros por Amazon y siempre ha funcionado a las mil maravillas, y lo de pagos por intenet a la administración, yo ya lo he hecho alguna vez y, oyes, qué estupendísimo…ojalá todo pudiéramos hacerlo así. ¿qué pasa, que para pagar sí te dan miles de facilidades, pero para cosas útiles para tí, no?

jordi dice:

cierto, será lo que tu digas, pero leer en la palm desde fuera parece incomodisimo y carente de toda la parafernalia de la lectura (digase bonobus caducado para marcar el punto, ¿donde habré dejado el p… libro que lo tenía en la mano hace un ratillo y ahora sólo encuentro un de Lucia?, achussssssss -cuadno paso una página de un libro vejete lleno de polvo o similar…….
la palm la veo rara para leer,, tal vez mejor sería leer en Palm Springs que con la palm.. vaya

jordi dice:

mareeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! pos no me llamas robot!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
vale que mis andares no son como los de la Cañadas, vale que tal vez doblo la rodilla con algo de dificultad por el paso del tiempo,, y mi cabeza puede sonar algo hueca, pero de ahi a llamarme robot……

Sonia dice:

:)) :)) :)) ¿Robot?
Yo lo de comprar por internet, todavia no me convence y es que soy muy desconfiada para estas cosas. Mi chico ha intentado verificar lo de hacienda por telefono y tuvo que llamar tres veces. sin comentarios
:)) :)) :)) Te estoy imaginando a lo Homer Simpson y….. :)) :)) :)) , espera que voy al servicio :)) :)) :))

Sonia dice:

Madre mia, no sé si lo anterior es un post o un coro de caritas, 😛

sihaya dice:

Me he perdido algo, Jordi… ¿¿cuándo te ha llamado robot??

Óscar dice:

Sí, lo de robot tampoco lo entiendo mucho, pero nos lo explicará (espero).
Las compras por internet a mí me han ido de maravilla hasta ahora, entre otras cosas he pagado el dominio, por ejemplo, a través de la tarjeta de crédito, igual que el pago del dichoso impuesto, que me han dejado la cuenta temblando… temblando es poco, muertecica perdida hasta que la SS tenga a bien hacerme el próximo ingreso. Así que de celebraciones, nada, hasta el mes que viene.
Yo puedo confirmar que se lee perfectamente con la PALM y hay cienes y cienes de libros que te puedes descargar legalmente, que merecen la pena y que, encima, son gratis, empezando por tooodo lo de Wells. Lo que me da la impresión es que parece que se vaya a acabar el mundo y que vaya a dejar de haber libros de papel, que parece que es más gonito.

Óscar dice:

¡Ah!, se me olvidaba, yo diría «abandotura» a la literatura que ya no tiene derechos de autor.

jazlima dice:

Yo últimamente pago mis cuentas por Internet, y nunca tuve ningún problema. Eso si, igual que a vos, me daba un poco de desconfianza.
Y con respecto a lo de los libros, siempre voy a preferir los de papel.

jordi dice:

ays perdón me fui sin explicar las cosas,
lo que sucedió es que al enviar un post, el sistema o el gobierno del blog o quien mande por aqui … jejeje me dijo que yo era un robot y que por eso no publicaban mi post.
Anteriormente como ya avisé, algunas veces no me lo publicaban pero nunca habian llegado al extemo de llamarme «robot»… ya ves tu….. yo que soy totalmente negado para la tecnología y para los aparatejos y ahora va y resulta que me dicen que soy uno de ellos…..
Por cierto, en caso de ser algo raro me pido ser un extraterrestre como los de V (eso de rascarse la piel y tener debajo un potencial bolso o zapatos de pitón tiene su punto fashion, eso si, modificariamos la dieta y la hariamos vegetariana, ok?
Espero haberos despejado las dudas, ahh… por cierto, ya me publica correctamente ehhh

Palimp dice:

Yo también soy defensor de la Palm para leer, aunque me sigue gustando más el papel. Pero tiene sus ventajas: pesa poco, no hace falta luz (y así no molestas a tu pareja por la noche, o puedes leer en viajes en autobús sin dejarte la vista) y lo que me causa más satisfacción: voy por la vida con 170 libros en el bolsillo.
¡Ah! Y puedes encontrar libros que son prácticamente imposibles de encontrar en papel.

Óscar dice:

Sí, de hecho es para mí la mayor ventaja de todas, poder tener a mi disposición y cuando quiera un montón de libros tan grande como lo que podré leer en toda la vida –una o dos novelas a la semana hacen un máximo de 100 libros al año, me quedan 40 por vivir, 4000 novelas necesitaré, aprox.–. El problema es que a veces, de tanto que hay, me bloqueo como los niños el día de los Reyes Magos y acabo encendiendo el televisor. 😀

Deja un comentario