Dime, marinero

Ayer estaba en la ducha y de pronto me vino a la cabeza la letra de una canción de Académica Palanca, cuyo título no recuerdo, pero que se me quedó grabada a fuego. No sé qué habrá sido de ese grupo, pero sacó hará unos diez años o más un disco –recuerdo que en una de las canciones mencionaban a Rosa Conde, así que echad la cuenta– que no tenía desperdicio. Era un grupo parecido a Les Luthiers pero más ibérico que, al parecer, tuvo bastante menos éxito que los argentinos y que o ha terminado disolviéndose o estará haciendo una gira por Soria, como Paca Carmona. Supongo que serán cosas del patrocinio o de los representantes o vete tú a saber qué.
Bueno, ahí va:

Estoy hablando a solas con el mar
y le pregunto yo al mar
de que adónde estás tú.
Y tú me prometiste de volver
mota a caballo en un corcel de mar
o en un taxis azul, como el mar.
Dime, marinero, si la vistes, marinero,
con su traje azul marino como el mar.
Qué feliz me harías si sabieras marinero
replicar a mis demandas con afans.
Contra más lo pienso me parece una Etiopía
realizable de que yo la pueda hallar,
me es inverosímil de que la gente murmure,
de que ocurra lo que pasa me da igual.
Marinero, no te embarques, marinero,
en negocios sucios como el mar.
Marinero, qué pocas luces tienes, marinero,
como el mar.
Andé un cacho de trecho detrás de ti
y aunque hacen años de que regresé
no me satisfació, de volver.
Mi errar jamás te produció dolor
y prefiriste el querer de amor
de uno de sangre azul, como el mar.
Dime marinero…