Elecciones I

Presidentes por aquí, presidentas por allá. No importa que no veas las noticias de tu canal autonómico, si no vives en Andalucía, Galicia, Cataluña o en el País Vasco, no te pierdes mucho.
Estos días estoy asistiendo con pasmo e indignación –que no se diga que no soy resultón en las palabras, oiga– a la exposición de los más mínimos detalles de la agenda de nuestro presidentísimo autonómico, de cuyo nombre ni me acuerdo: que si el día de la cuestación contra el cáncer, que si en la regata de los cuartos de final de la sección segunda apartado cuarto de la Copa América, que si la visita al mercado tal a recoger las ideas del populacho y demás quisicosas de las agendas presidenciales, que no son pocas. Después vienen las secciones de deportes, con el presidentísimo en la misma regata de antes y en otras adyacentes, que por competiciones marineras no quede. Al final, la propaganda electoral y más presidente.
No importa que haya una manifestación de la Policía Local contra la falta de inversión en seguridad ciudadana en la comunidad, que en Godella la población se concentre contra la ejecución de las obras públicas que, cual faraón, ha encargado nuestro adorado presidente o que no haya trenes entre Valencia y Madrid. En realidad no son más que actos politizados y sabotajes contra nuestro gobierno que lo único que buscan es influir en los votos del domingo.
Y sospecho que en las demás autonomías el asunto está igual.
PD: Feliz día del orgullo friqui.
PPD: A raíz de un sms que he recibido, me asalta la duda. ¿Alergia alimentaria? ¿Alergia alimenticia