Ahora, los Teletubbies

Ahora, los Teletubbies. La imbecilidad puede alcanzar límites insospechados. Hace unas semanas leía con pasmo que la Wii era gay. Le toca ahora a los muñecos de la BBC. De EL MUNDO, edición de hoy:

La defensora del menor de Polonia, Ewa Sowinska, ha pedido a un grupo de psicólogos que analicen si la famosa serie televisiva para niños los ‘Teletubbies’ tienen algún indicio de homosexualidad.
El personaje de Tinky Winky es el causante de que Sowinska considere que la serie pueda dar ‘propaganda homosexual’. «Me di cuenta de que Tinky Winky llevaba un bolso, pero no sabía que fuera un chico», declaró Sowinska. «Más tarde supe que ahí podría haber un nexo homosexual oculto».
«Tienen que evaluar si esto puede salir en la televisión pública», declaró en una entrevista Sowinska en la revista ‘Wprost’.
Según los resultados de los análisis de los psicólogos de Sowinska, los niños polacos se podrían acostumbrar a ver un programa televisivo censurado.

Esta señora, la tal Sowinska, me da que debe de estar un poco oKsesionada y si nos descuidamos censurará a Minnie Mouse por incitación a la prostitución, El coche fantástico por crear criminales menores de edad y la música de Rocío Jurado por contribuir al cambio climático con aquello de “Como una olaaa”. Hay que ser memo. Pero es que me he puesto a mirar en la Wikipedia –que a mí los muñecos estos me pillaron pasadas la infancia, la adolescencia y después de haber copiado más de una vez en la facultad– y me encuentro con que no es la primera polémica en la que se ven envueltos estos horrores: ya se había dicho hace años que Tinky Winky era ambiguo porque su color era el lila, gastaba un triángulo invertido como antena y llevaba bolso. Todo esto lo advirtió un tal Jerry Fallwell, un predicador estadounidense cristiano y ultraortodoxo –que es como tenemos que llamar ahora a los ultracarcamales ultraintolerantes ultraignorantes y más ultras que ahora no me sale del forro enumerar–, cuya web podéis disfrutar aquí.