Router + Telefónica + Mac = Troubles – Truco para que te atiendan bien

Una persona me pidió que fuera a echarle un ojo a la conexión de internet de su casa, que puedo constatar que no fufa ni a la de tres. Han cambiado el rúter de Telefónica en una ocasión y en otra tuvieron que enviarlo a Madrid para que fuera revisado. Recibieron el aparato con un módulo que tenía que meterse dentro –del rúter– y, después, configurar el ordenador para que pudiera recibir la señal. Vale. Pues nada, que “Page not found”. Si me pasara eso a mí, me entrarían los sudores de la muerte. Miro y remiro y caigo en la cuenta de que el nombre de la nueva red no coincide con el que recibe el ordenador, ergo la contraseña, tampoco. Y me pregunto si tan difícil es comprobar que los nuevos datos coinciden con el módulo que se envía en el mismo paquete. Es cuestión de eficiencia y profesionalidad, me da igual que sea el ingeniero o el que pone los sellos. Ese tipo de tonterías son las que me sacan de quicio.

Llamo a Telefónica y empiezo mal. Cuando me confirman que el rúter recibe la señal sin más incidencias y me dicen que tengo que cambiar de canal el rúter –la chica no me ha visto la cara de pasmo, cambiar de canal el rúter, señor, me han entrado las cagaleras de la muerte–, bueno, cuando me lo ha dicho, yo va y suelto a la primera que no tengo ni idea de cómo se hace y que el ordenador es un Mac. Error y de los gordos. Porque a partir de ese momento no es que la telefonista me haya echado una maldición, pero sí que me ha mirado con mala cara –no la he visto, pero lo sé– y ha empezado con la excusa de siempre, que si nosotros no somos muy de Mac, que si vuelva a llamar cuando tenga un pecé, que no me puede informar a pesar de que yo le rogara de rodillas que me explicara el procedimiento en Windows, que yo ya miraría. No ha habido manera.
El problema es el siguiente. La red inalámbrica tiene un nombre asociado a una contraseña. Los datos que nos habían facilitado no coincidían, por lo tanto, no podía meter la contraseña. Se trataba de cambiar de canal según Telefónica y eso sólo se conseguía con el ordenador conectado mediante cable al rúter y con sistema operativo Windows. Total, que yo, con dos cojones y parte del extranjero –je, je, qué mal suena– desenchufo el ordenador y lo bajo al cajetín del teléfono. Lo conecto y ¡voilà!, funciona a la perfección. Entro en Google: “cambiar canal wifi imac”, “wifi channel imac”, “imac zyxel troubleshooting”, “telefonica cabrones”. Después de un buen rato leyendo textos de wifises, deneeses, ieseesehaches, pingues, pongues y palabros varios, me entero de tres cosas imprescindibles:

  1. Los rúteres, efectivamente, tienen canales. Si uno no furrula, lo resintonizas y pruebas a ver qué tal.
  2. A los rúteres se puede acceder desde el navegador del ordenador, poniendo en vez de la dirección de una web una secuencia de números.
  3. La informática no es una ciencia exacta.

En los foros me entero de la secuencia de mi rúter y, ¡oh, sorpresa!, entra y me pide un nombre de usuario y una clave. Pruebo hasta con todos los nombres de las redes que tenemos, el dni del titular, su nombre, “telefónica”, el número de serie del rúter, nosecuántas secuencias de números que hay en la pegatina de la parte de abajo del aparatín, los siete pecados capitales y los nombres de los patriarcas de la iglesia, a ver. No success. Así que, con un par de cojones –los mismos de antes–, llamo otra vez a Telefónica y en cuanto descuelgan:
“El número de teléfono es XXX”, y ahora, cogiendo aire y carrerilla, “he tecleado el número XXX en el navegador porque voy a cambiar el número LAN de la señal del rúter Zyxel modelo tal tal tal, número de serie tal tal tal, quiero cambiar los parámetros de la clave hexadecimal chirripitifláutica y la NASA me ha confirmado que la conexión C3PO y el búfer del R2D2 funciona correctamente, después de introducir el NUMBERCODE del HX3-THC, el RDSI de la cuenta de megadatos y no puedo entrar, ¿me podría indicar cómo seguir?, ¿eh?, ¿eh?, ¿eh?”
Y me suelta, con toda la sangre fría:
“Nombre de usuario uno dos tres cuatro, contraseña uno dos tres cuatro”.
Como os lo estoy contando. Después de digerir el shock producido por la sobredosis de inteligencia y creatividad de Telefónica, a puntito he estado de asesinar a la telefonista vía subbúfer por haber perdido hora y media de mi tiempo cuando en la llamada anterior podía haber solucionado el problema. La chica que me ha atendido la segunda vez que me he puesto en contacto con ellos no sé si ha pensado que estaba con un estudiante de cuarto de informática o qué, la cuestión es que me ha atendido con toda la amabilidad de este mundo, como si pensara que estaban poniéndola a prueba los de la propia empresa. Después de teclear el código, que como he dicho antes, es de una complejidad que ni las comunicaciones del Pentágono, todo ha sido un coser, cantar y no parar. Porque ¿quién no siente alivio al solucionar algún problema por teléfono con una gran empresa?
De esta anésssdota saco las siguiente conclusión: cuando llames a un servicio técnico, emplea cuantas más palabras del argot, mejor, así parecerá que sabes mucho y te atenderán como toca y ni se te ocurra mentar que tienes un Mac, que tu grupo sanguíneo es B+, que tienes la doble nacionalidad Hispanonepalí o que disfrutas con Locomía, porque entonces te marginarán, te humillarán y te dejarán con la palabra en la boca, el problema, sin solucionar y, encima, con un palmo de narices.

Comentarios

In I Go dice:

Oscar, pordió, ¿todavía no sabes que Mac = yuyu?
El problema es que es tan fácil configurarlo que los expertos no saben.

Óscar dice:

😀

Es lo que yo he llegado a pensar. No digo que todo sea facilisimísimo, pero más fácil que PC, sí (no digo más para no entrar en polémicas). Y ahora que lo pienso, si te ponen un asesor telefónico para PC es porque Mac no lo necesita. 🙂

La primera vez que he llamado ya me podía haber explicado que conectándome al rúter con un cable podría configurarlo sin problemas, pero ha sido decir lo de Mac y punto pelota. No le ha salido del Wifi a la que me ha atendido darme más explicaciones.

Sonia dice:

Eso me parece clasicismo.
No me he enterado de nada pero me ha quedado muy claro a quien llamar cuando me pase algo: a ti 😀

Óscar dice:

¡¡¡No, no, no, a mí no, pordió, pordió, pordió!!! Que me moriré de un yuyu internetero.

In I Go dice:

Supongo que los que te han hecho perder hora y media no te pagarán por poner su logo en el yexto. ¿O sí?
En caso de respuesta negativa, utiliza éste.

Óscar dice:

No, no, no, que es feísimo.

Jose dice:

Pues Telefónica no es lo peor de lo peorcito. La ya difunta Terra si que era de pelar. Y anda que la Wanadoooooooo no te quiero ni contar. Bueno, cada uno tiene sus experiencias, como en todo. Pero yo con Telefónica estuve muy a gustito.

Óscar dice:

Si es que todos hemos tenido algún enfrentamiento con Amena, Telefónica o el Santander, seguro. La parte positiva es que un 90% de los clientes de las grandes empresas están más o menos satisfechos, aunque sea por comparación.

Iwi dice:

Cuando te he empezado a leer, escalofríos me han entrado.
Me ha sorprendido mucho el final feliz de la historia. Enhorabuena, eres un afortunado.

Óscar dice:

😀 Ya he leído la tuya… ¡qué desespero me ha entrao, señor!

Sonia dice:

¡¡¡por fin!!!

Sonia dice:

Niño, postea rápido que este post ha dado mal fario

Óscar dice:

Tienes toda la razón, ¡menuda tarde de mierrrda!

La_puta_vaga_de_mierda dice:

Pero, ¿a que se queda uno más a gusto cagándose en la madre que parió a Telefónica que en la de Wanadoo, Terra, etc? Será por la costumbre, je je. Cuando dices «he tenido problemas con Yapuntocom» la gente te mira con cara de «aaaaahhh». Si tienes problemas con Telefónica, todo el mundo te comprende y se caga en ella contigo. ¡Telefónica une, señores!

DeLiA dice:

Todo el día esperando para ponerte este comentario…
No puedes decir que no he sido perseverante
😛
🙂
El otro dia vi un MAC como ese de la imagen que muestras 😛
Y, debo confesar que de lejos ví la marca y fue como una cosa de imán, me fui derechito a verlo de cerca, que esto no se da con frecuencia en este lado del planeta.
Blanco, con una imagen utra espectacular… mouse y teclado ad hoc… sin embargo… huuuuummmmmm… sentía que me faltaba algo, ¿donde estaba «el resto» del equipo? :$
Lo miré, lo remiré, di unas 3 vueltas alrededor, no estaba bajo la mesa, sobre la mesa, ni oculto en ninguna otra parte.
Había un vendedor parado por ahi cerca con cara de sonrisa perpetua, me miró con cara de suficiencia, se acercó y al ver mi cara interrogativa me dijo que ese era «el equipo completo» 😛
Al principio no le entendí bien… ¿el equipo completo?… ¿completo?… ¿completo, completito, absolutamente completo?
Y ahi quedé impresionada, que genial 🙂
¡Yo quiero uno de esos!
Espero que mi router (que no es inalámbrico sino que absolutamente conectado a mi computador y a la línea) no lea lo que voy a decir porque tambien es Telefónica 🙁 y te digo que lo peor que me podría pasar es que se amotinase en contra mio y ya se negara a seguir trabajando…
En realidad no me ha tocado nunca hablar con el Servicio Técnico… y espero que no me toque porque con esa manía que tienen de decirte las cosas en complicado pienso que me voy a traumar.
Ya me imagino teniendo problemas de conexión, con ansias de encontrar la solución y que mas encima te lo den en un lenguaje incomprensible para uno, eso debe ser la frustración máxima.
🙁
Espero que cuando tenga problemas tenga la misma suerte de esa persona amiga tuya y poder pedirle a alguien mas avezado y con menos «angustia tecnológica» que me ayude… que yo estoy segura que le caigo mal a los componentes de mi computador, los he visto como me miran y debo admitir que su mirada es absolutamente reprobatoria hacia mi persona 🙁
Y eso que no los suelo insultar, ni aporrear, ni nada 🙁

Óscar dice:

Me encanta lo de la «angustia tecnológica». :))))

No te preocupes, por lo menos aquí, si llamas a Telefónica con un problema de conexión normal y corriente, ya puedes ser doctor en ingeniería informática que lo primero que te dicen es «vaya usted al botón de inicio…», si no, pregunta a Sihaya o a Lunatic Raver, que de eso saben más que yo. De hecho, Sihaya me dijo ayer por la tarde que no estaba de acuerdo conmigo precisamente porque sus protocolos de actuación siempre empiezan por comprobar que tienes el ordenador encendido, que tiene narices la cosa.

Que molan los MAC, ¿eh? Es que son tan gggonitos… 😛

glamourama dice:

Muerte a la telefónica, muerte a los reuters inalámbricos y que viva Mac por los siglos de los siglos. Con l@s teleoperadores/as no me meto que los pobres no tienen culpa y se comen los marrones de todos nosotros que somos una pandilla de desquiciados.

Óscar dice:

Ya, los pobres no tienen la culpa, es cierto. Y no cambio mi pellejo por ninguno de ellos, que seguro que el estrés que soportan tiene que ser la leche. ¿Tú te imaginas tener que explicar a alguien que no tiene ni idea de informática cómo configurar la clave WEP hexadecimal de 128 bites o como se diga?

german dice:

Porfavor no me he enterado mucho. Tengo un mac, un portatil, y conexion wifi a 3 megas en mi casa, y tengo muchisimos problemas con internet. Con el mac me va ultra lento, navego en patera,jeje, y con el pc navego de forma aceptable.
Me suena muy mucho todo lo que habeis comentado, porque llame a telefonica, pero sigo con el mismo problema y no se que hacer.
Porfavor ayudarme. Soy muy novato en todo esto ,y en mac mucho mas. Quiero aprender,jejej. Gracias

Tonii dice:

Diosss esa historiaa me suenaa xD xD xD

Responder a Sonia Cancelar respuesta