Los alemanes tienen la cabeza cuadrada

BanderaalemaniaEsto es fruto de mi conocimiento de la sociedad alemana y está inspirado en cierto post sobre Australia.
El otro día, hablando con un alumno, tuve un encontronazo de lo más desagradable. Me preguntó si me iba a quedar en la empresa a comer y yo contesté que no, que tenía que volver a Valencia para otra clase. Él puso en duda la respuesta con un sí, sí. Yo le dije que, efectivamente, tenía que volver a Valencia y él, otra vez, sí, sí. Después de varios sí, sí, me puse verde y le dije que, en España, la ironía era bastante mal recibida y que yendo a la alemana por estos lares iba a encontrarse con alguna dificultad y con más de uno que pensara que es un imbécil de remate.
Continuar leyendo «Los alemanes tienen la cabeza cuadrada»

Siete señales de decadencia televisiva

Antena-3 VSé que no voy a decir nada nuevo, pero me viene al pelo la noticia que acabo de leer en EL PAÍS:

Antena 3 ha solicitado la suspensión de la emisión de la nueva serie de Telecinco La que se avecina por considerar que la serie es un plagio de Aquí no hay quien viva. Telecinco alega «que resulta evidente que son dos obras audiovisuales distintas». Ambas telecomedias tratan de las peripecias de una comunidad de vecinos y la segunda está hecha prácticamente con el mismo equipo que la primera.

Continuar leyendo «Siete señales de decadencia televisiva»

El proyecto de ley del Libro

El Senado aprobó ayer el proyecto de ley de Libro, que salió adelante con el voto de todos los senadores excepto los de Esquerra Republicana e Izquierda Unida. Este proyecto quiere dar libertad al precio de los libros de texto y unificar el del resto. También se van a invertir 431 millones de euros, que no es poco, para mejorar los fondos de las bibliotecas públicas y promocionar en ellas a los autores españoles. Teniendo en cuenta que España es el tercer país del mundo en cuanto a producción y edición de libros, gracias a la exportación de volúmenes a América Latina, no deja de ser una noticia importante, aunque los periódicos pasen del tema. Continuar leyendo «El proyecto de ley del Libro»

Compras compulsivas ilustradas: Flaubert (!!!)

Cuando llegué ayer por la tarde a Valencia estaba de mala hostia, de muy mala hostia. Tuve que llamar a una persona para desahogarme. Y vive dios –con minúscula– que lo hice: “Oye, que te llamo para desahogarme: letra china, cabeza de cerdo, rayo, bomba con la mecha encendida, espiral, etc.”. Cuando estoy en esa situación me da por gastarme el dinero en cosas que no necesito o que no tenía planeado comprar, como a cualquier hijo de vecino. Casi siempre se trata de libros, aunque quede repelente, pero es una cuestión de economía y conciencia. Continuar leyendo «Compras compulsivas ilustradas: Flaubert (!!!)»

Router + Telefónica + Mac = Troubles – Truco para que te atiendan bien

Una persona me pidió que fuera a echarle un ojo a la conexión de internet de su casa, que puedo constatar que no fufa ni a la de tres. Han cambiado el rúter de Telefónica en una ocasión y en otra tuvieron que enviarlo a Madrid para que fuera revisado. Recibieron el aparato con un módulo que tenía que meterse dentro –del rúter– y, después, configurar el ordenador para que pudiera recibir la señal. Vale. Pues nada, que “Page not found”. Si me pasara eso a mí, me entrarían los sudores de la muerte. Miro y remiro y caigo en la cuenta de que el nombre de la nueva red no coincide con el que recibe el ordenador, ergo la contraseña, tampoco. Y me pregunto si tan difícil es comprobar que los nuevos datos coinciden con el módulo que se envía en el mismo paquete. Es cuestión de eficiencia y profesionalidad, me da igual que sea el ingeniero o el que pone los sellos. Ese tipo de tonterías son las que me sacan de quicio. Continuar leyendo «Router + Telefónica + Mac = Troubles – Truco para que te atiendan bien»

Borrachera por sorpresa

Hasta los avisos del ordenador me están golpeando la nuca y las sienes, alternativamente. ¿De qué? De la ginebra. Dicho así parece que debería ir reservando plaza en un grupo de autoayuda, pero que nadie llame a los servicios sociales, que esto no es habitual. Es lo que tienen las borracheras por sorpresa: siempre dispuestas a lanzarse sobre uno y a dejarlo en un estado lamentable. Si es verdad eso de que el alcohol mata las neuronas, debo de estar a punto de la muerte cerebral. Así que cuando le dé a “publicar” voy a volver al sofá, a tragarme lo que pongan en la tele o con la DS. Mañana contestaré a los comentarios que hayan caído por aquí, también en los post anteriores. Continuar leyendo «Borrachera por sorpresa»