Escritores rojos del NSDAP

Estoy hecho un lío.
En el Frankfurter Allgemeine y en Focus –a estas horas también sale en Die Welt y otros– publican que los escritores Martin Walser, Siegfried Lenz –aprovecho para decir que éste me gusta mucho– y Dieter Hildebrandt aparecen en unos documentos del NSDAP como militantes del partido. Por una parte, así, sin pensar, parece natural que muchos jóvenes, fascinados por el aparato nazi –que si algo tenía era un poder hipnótico francamente elaborado, capaz de dejar patidifuso a más de uno y a más de dos– y en el contexto de un estado totalitario, se inscribieran en el partido como una manera de empezar a hacer carrera. Por otra parte, resulta contradictorio –y para mucha gente incluso despreciable– que un escritor que se ha pasado desde el final de la guerra dando lecciones de moral por lo malos que fueron los alemanes entre 1933 y 1945 hubiera formado parte de todo este asunto.

Francamente, no sé si es bueno que esto salga a la luz, en plan quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra o si no es más que promoción de unos autores que no me da a mí que vendan mucho ahora –no olvidéis lo bien que le vino a Grass la movida de haber combatido en una brigada de la SS para las ventas de su último libro, hace justo un año– o si es algún periodista malicioso que quiere sacar los trapos sucios de todos los escritores rojeras. Hay que decir que estos tres pertenecieron al Grupo 47, una serie de escritores de izquierdas que se fundó en 1947 y al que pertenecían muchos de los autores que luego han sido considerados fundamentales para la literatura alemana de posguerra. A principios de los 70, este grupo ya no tenía sentido, había grandes diferencias ideológicas tantos años después de que terminara la guerra –como aquí con el famoso consenso para instaurar la democracia en España– y terminó disolviéndose.
Total, que vuelvo al principio. Estoy hecho un lío. ¿Para qué sirve sacar este tipo de información en todos los periódicos? ¿Tiene algún sentido? ¿Es útil para el lector? ¿Es una hipocresía haber pertenecido al NSDAP con 17 años o es algo tolerable teniendo en cuenta el contexto? Ni idea, oiga.

Etiquetas para Technorati: , , ,

Comentarios

Sonia dice:

¡Que mejor que alguien que lo ha vivido para hablar de ello!. La cuestion es el cambio de bando y con la edad se va madurando y viendo las cosas de diferente manera. La cuestion es saber si la persona en cuestion ha cambiado de idea de verdad o solo se hace el bueno para vender libros.

Óscar dice:

Sato, ahí está el quid:
a) Han cambiado de ideología –aceptable y comprensible, la gente evoluciona / involuciona– o
b) aprovecharon la coyuntura para poner el grito en el cielo y por eso vendieron libros.

Sonia dice:

Claro que tambien le puede dar miedo o vergüenza decir que esta a favor de ciertas ideologias y le da igual la cantidad de libros que venda pero podrían lincharle públicamente.

Óscar dice:

No, no, eso está descartado para mí. La cuestión es saber eso a dónde nos lleva.

Deja un comentario