El catalán no es egipcio faraónico

…, ni húngaro, ni una lengua eslava, ni semítica. El catalán es una lengua romance, y no es difícil de aprender.

“Pyramid of Giza during daytime” by Simon Matzinger on Unsplash

He vuelto a estudiar en la universidad. Y estoy registrado en los múltiples grupos de whatsapp disponibles: uno por asignatura (me he matriculado en tres), otro general de la universidad, otro de la carrera… en total cinco grupos. Propuse crear un canal hater para cuando necesitamos decir que estamos de Piaget hasta la pirindola o que Foucault nos come lo que ya sabéis. Pero no tuvo éxito. Así que tengo que seguir haciendo de hater (¿existe un verbo para esto? ¿Haterizar? ¿Haterular? ¿Odificar?) en los canales generales, dando por el saco a todo el mundo. En realidad, para eso están los canales, ¿no?, para joder y para decir lo que uno quiere: unos piden ayuda, otros se quejan del mundo, cada cual a lo suyo. No soy el moderador de ninguno de los grupos, a Dios gracias, y por lo tanto no tengo derecho a decir cuáles son las intervenciones legítimas y cuáles no. Pero sí tengo derecho a que algunas intervenciones me pongan de los nervios. Aquí un ejemplo.

Aunque hay de todo, en los canales de las asignaturas solo hay unos pocos tipos de mensajes, además de los troleos normales y las preguntas tipo ¿para cuándo es el trabajo? o ¿Darwin y Kierkegaard se conocieron? Aquí los principales:

  1. Mensaje de socorro: es el mensaje clásico del día de antes de terminar el plazo para entregar un trabajo. Lo normal es que las peticiones de ayuda vayan acompañadas de una historia que sustente la petición de ayuda: se me ha muerto un familiar, estoy hasta arriba de trabajo, he sufrido un ataque de zombis rabiosos. Lo que viene siendo la vida. Y acompañado de una petición exacta: necesito que alguien me explique el psicoanálisis, o ¿qué habéis subrayado? o quizá por favor, enviadme vuestros trabajos para que pueda hacerme una idea.
  2. Pregunta sobre la bibliografía. ¿Qué tengo que referenciar? ¿Hay que poner todo entre comillas? ¿Me acusarán de plagio si no referencio algo? Las respuestas siempre son las mismas: TODO, SÍ, PUEDE, respectivamente. Además, los plugins varios te lo hacen todo automáticamente,… coño, hasta Microsoft Word lo hace todo por ti.
  3. Pregunta sobre el APA, en realidad, un subtipo del anterior. APA significa American Psychological Association y es uno de los estándares para citar bibliografía en los trabajos académicos. Es un conjunto de reglas para hacer las referencias en plan pon entre paréntesis el año de publicación, pon primero la autora, lo de siempre. No es el único estándar, hay otros, como el MLA. Aunque los profesores las cuelgan mil y una veces, siempre hay alguien que necesita saber cómo se referencia en APA.
  4. Ayuda sobre procedimientos administrativos. Esta es muy buena y me pone muy de los nervios. Esta es una mezcla de un HOYGAN clásico y anticatalanismo. Resulta que mucha gente pide las becas de la Generalitat de Catalunya aunque lleven pulseras con banderas de España. A mí me parece una contradicción, pero oye, allá cada cual, ¿que quieres pedir una beca a la Gene? Ya te apañarás. Pero luego no te quejes de que las respuestas están en catalán. Pues sí, se quejan. Mucho. Alucinante, pero es cierto. Cuando reciben las respuestas están en plan joder, joder, que me han respondido en catalán y no entiendo nada… o también joder, que estamos en España, esto es anticonstitucional,… y así todo. Que digo yo que si te lo has montado para poder pedir la beca, algo habrás entendido. Pues para entender la respuesta en la que te piden un papel, haz lo mismo.

“Sagrada Famiglia cathedral during daytime” by Danil Sorokin on Unsplash

Yo creo que el catalán escrito no es igual de difícil de comprender que el egipcio faraónico o que el ugarítico medio. A ver, entiendo que te cueste si no estás acostumbrado a leer ̶j̶e̶r̶o̶g̶l̶í̶f̶i̶c̶o̶s̶ cualquier cosa, y que la comprensión lectora es algo que se practica a lo largo de toda la vida. Pero no hace falta ser Einstein para entender lo que dice aquí:

Del 12 al 14 de setembre roman oberta la inscripció al màster de formació del professorat d’educació secundària obligatòria, batxillerat, formació professional i ensenyaments d’idiomes. El màster és imprescindible per exercir la docència en aquests ensenyaments i substitueix l’antic certificat d’aptitud pedagògica (CAP).

Vale, roman y exercir. Las demás palabras tienen la misma raíz que el castellano. Así que nos quedamos con dos. Y aquí ya viene lo mágico: existen los diccionarios online. Metes una palabra en catalán y te sale en castellano. Flipa.


Yo estoy convencido de que la supuesta dificultad del catalán es una construcción que se ha perpetuado a raíz de estar repitiendo el mismo mensaje una y otra vez: no entiendo el catalán, no entiendo el catalán, no entiendo el catalán. Combinado con un háblame en español, háblame en español, háblame en español. También ha ocurrido con el galego: en mi opinión, si eres castellanoparlante y no entiendes el galego escrito, deberías pedir una evaluación psicológica, porque hay algo que no funciona bien. En serio, repetir lo difícil que es el catalán lo hace más difícil. Así que repetid conmigo: el catalán es fácil, el catalán es fácil, el catalán es fácil. Joder, que es fácil de verdad.

Nunca he estudiado francés, pero si encuentro un blog o un artículo en francés sobre un tema que me apasiona, lo leo y lo releo y oye, se me escaparán los detalles, pero entiendo muchas cosas. Y no es porque yo tenga facilidad para las lenguas, es que si un tema me interesa, el que esté en inglés o en francés, me la pela. Y si no entiendo algo, lo busco en el diccionario. Y si no, siempre nos quedará Google Translate. Obviamente, no hago lo mismo si veo que está en húngaro, porque por mucho que me esfuerce, no voy a entender un pijo.

En el fondo da igual, porque estamos hablando de la lengua escrita y para eso lo que te puede ayudar es… leer. Sí, porque, cosas veredes, la lengua escrita está para ser leída y para ser comprendida, no para ser estudiada ni hablada. Cuando uno va a Nueva York hace el esfuerzo de entender lo que dicen los carteles. No hacerlo cuando en vez de inglés es catalán es, perdona que te diga, de ser muy cateto.

En serio, que no hace falta ser Einstein, no depende del talento de las personas, sino del interés que pongas en comprender un mensaje escrito. De hecho, entender catalán escrito es más fácil que entender algunos reguetones.

Y, sobre todo, querida amiga estúpida, si pides una beca a la Generalitat, primero, no pongas el grito en el cielo porque te responden en catalán. Segundo, si de verdad quieres la beca, reléelo, porque si algo te están pidiendo, no va a ser la partida de nacimiento y además te interesa entenderlo, digo yo. Y tercero, si no entiendes una palabra, una frase, algo puntual (si no entiendes algo en su totalidad, es que no has intentado entender nada), entonces preguntas por whatsapp o donde sea, después de pasar por el diccionario. Piénsalo, a veces molestas. Sí, molesta que no te salga de los cojones intentar entender algo. Por sistema. No pasa nada que no entiendas una palabra, lo preguntas y ya está. Claro que si no entiendes algo por sistema, lo que te mereces es un guantazo.

Me da igual que seas de La Mancha o de Oviedo: el catalán no es egipcio faraónico. De verdad.