El problema del plagio con inteligencia artificial

person wearing gold mask and mask

Estoy corrigiendo los trabajos de fin de carrera y de 21 estudiantes, 7 han dado positivo por plagio y otros 5 tengo la sospecha de que han usado ChatGPT. Estamos desbordados: no sabemos de qué forma podemos solucionar un problema que está impidiendo que podamos evaluar correctamente mediante trabajos de investigación.

La prevalencia del plagio entre los jóvenes ha crecido exponencialmente, en parte impulsado por el acceso a tecnologías avanzadas como ChatGPT. Esta herramienta, aunque diseñada para facilitar la interacción y la generación de contenido, también se ha convertido en una espada de doble filo muy tentadora que puede fomentar prácticas académicas deshonestas. Y digo tentadora porque, aunque sabes que ese texto no lo ha escrito tu estudiante, porque sabes cómo escribe, su capacidad de análisis, la cantidad de información que maneja, es imposible encontrar evidencias indiscutibles de que ha usado inteligencia artificial. Por tanto, es casi imposible tomar medidas administrativas para resolver la situación.

La facilidad con la que los chavales pueden obtener información instantánea y bien redactada mediante ChatGPT es la clave: nunca ha sido tan sencillo escribir un trabajo. Además, especialmente en ciertos estudios, la presión académica y la competencia entre compañeros pueden impulsar a algunos a buscar atajos para cumplir con las expectativas para quedar por encima de los demás. La presión académica que ejercen algunas familias es insoportable y terminan asumiendo que tienen que brillar en todas las asignaturas. Que está claro que son ellos quienes toman la decisión y podían optar por hacer el esfuerzo o exponerse a una nota más baja, pero sinceramente creo que nunca hemos dado tanta importancia a los resultados académicos como hasta ahora y creo que es nuestra responsabilidad, la de profesoras y familias, aliviar el estrés que sufren y no echar más leña al fuego.

Por no hablar de los problemas de detección. Como he dicho, la capacidad de ChatGPT para generar contenido original y coherente hace la distinción entre el trabajo auténtico y el plagiado. Los algoritmos de detección de plagio a menudo se enfrentan a la tarea de identificar similitudes sutiles en la redacción, lo que puede llevar a falsos negativos o positivos. Y aunque sepas que suena a ChatGPT, porque terminas desarrollando un olfato para eso, es imposible probarlo. Sé que me estoy repitiendo, pero es una de las claves del problema al que nos enfrentamos. La adaptabilidad de la inteligencia artificial para generar contenido único puede confundir a los sistemas de detección convencionales, permitiendo que el plagio pase desapercibido. Son tan buenos estos sistemas que cada semana que pasa es más difícil lidiar con el asunto.

Abordar el problema del plagio entre los chavales hoy día, en mi opinión, requiere un enfoque integral que incluya la promoción de prácticas académicas éticas, la comprensión de las implicaciones a largo plazo del plagio y el desarrollo de tecnologías avanzadas de detección que puedan adaptarse a la evolución constante de las herramientas como ChatGPT. Pero, sobre todo, hay que dejar de agobiar a los y las estudiantes conque tienen que sacarse carreras universitarias, a ser posible doble titulación, con prácticas, tres idiomas y que tengan una vida.

Es imposible.

Una respuesta a «El problema del plagio con inteligencia artificial»