«Chernobyl», de Serhii Plokhy

Anoche terminé de leer Chernobyl, una detallada descripción de todo lo que ocurrió la noche del 26 de abril de 1986 en en la central nuclear, la situación que condicionó el desastre y cómo actuaron las autoridades para paliar sus efectos. Al principio se lee bastante rápido, a pesar de que los detalles son muy técnicos y muchas cosas se me escapaban. Al llegar al momento de la prueba programada para esa noche y cómo todo desembocó en la explosión, me perdí un poco y llegó un momento en que no entendía los detalles, tan desinformado estoy.

Pero además de saber un poco de física y del funcionamiento de una central nuclear, hay que entender la situación hacia el final de la Guerra Fría y cuáles eran los problemas que afrontaba la Unión Soviética durante aquella época: corrupción, falta de productos básicos, adoctrinamiento y estancamiento político, etc. Plokhy deja claro que el accidente de Chernóbil influyó en la desaparición de la URSS y condicionó la situación de Ucrania en los años posteriores.

He disfrutado de la lectura, pero la segunda parte me interesaba bastante menos, sobre todo cuando se pone a analizar los entresijos del sistema judicial soviético y en los detalles económicos de la catástrofe. Quizá esperaba algo como las Voces de Chernóbil, de Alexiévich, cuando en realidad se trata más de un ensayo profundo sobre los hechos que del impacto que tuvo en la población.

Con todo, una lectura que disfrutará a quien le interese Chernóbil, la historia de Pripyat y el final de la Unión Soviética.

La psicobiología y yo: segundo asalto

Acabo de leer un tema completo de psicobiología. Ya llevo dos. El primero, el de los tipos de neuronas y la anatomía celular me amargó. Éste ha sido sobre el transporte de las membranas celulares, la función de los lípidos, la difusión, la permeabilidad de las membranas y toda la pesca. No me ha ido tan mal porque he podido entenderlo gracias a que hay gente buena que cuelga vídeos sobre todos los temas –¡gracias, internet!–, que si tuviera que haberlo entendido leyendo el libro de texto, ahora mismo estaría colgando de un árbol o desangrándome en la bañera, en vez de estar perdiendo el tiempo aquí. Lo que he estado haciendo es leer los apartados, ver los vídeos, volver a leer los apartados y tomar notas.

La neurona (Wikipedia)

Hace más de 20 años que no me pongo a estudiar nada de biología, ni de química y creo que he perdido la capacidad de leer estas explicaciones adecuadamente. Los potenciales, los lípidos y las cargas eléctricas me suenan a chino. Pero lo peor es que el libro no es autorreferencial hasta mi nivel, así que cuando explica un proceso, no entiendo un pijo porque el propio texto no explica los conceptos, sino que se limita a enumerarlos:

De forma general, se puede decir que los fosfolípidos están conformados por un glicerol unido a un grupo fosfato y a dos cadenas de hidrocarburos que pueden ser ácidos grados o isoprenoides.

Del archivo que nos ha enviado la profesora

Mi problema no es entender la frase, sino las palabras. No sé qué es un fosfolípido, ni un glicerol, ni un grupo fosfato, ni una cadena de hidrocarburos, ni un ácido graso, ni un isoprenoide. Así que me toca ponerme a buscar por internet qué significa cada palabra; la mayoría del material de referencia está en inglés, con lo que después de leer el texto, tengo que establecer los puentes con las palabras en castellano.

En el fondo es lo mismo que me pasaría si leyera un texto en gótico: la gramática me la sé, o sea que entiendo cómo se relacionan los elementos de las frases entre sí. El problema es que, al no saber el vocabulario, me pasaría horas y horas intentando encontrarle el sentido al texto. Pues aquí igual: en el tiempo que invierto en entender qué es un glicerol o un grupo fosfato, he perdido las ganas de continuar y he adquirido un profundo sentimiento de frustración, combinado con las ganas de matar habituales.

Si lo sé antes, me pongo a estudiar historia.

Arf, he conseguido que salga el candadito verde como página segura. La verdad es que no sé muy bien lo que he hecho, pero he aquí los pasos que he seguido:

  • En el hosting (estoy en Dreamhost), le he dado a «conexión segura».
  • He editado el .htaccess para que fuerce la conexión segura con este código:
RewriteEngine On
RewriteCond %{HTTPS} !=on
RewriteRule ^(.*)$ https://%{HTTP_HOST}%{REQUEST_URI} [L,R=301] 
  • He ido a ajustes > general y le he dicho a WordPress que la dirección siempre empieza por https.

Voilà!

¿Votaré?

He oído cienes de historias de terror sobre españoles en el extranjero que han querido votar en las elecciones en España y no han podido, no les han dejado, las papeltas han llegado tarde o la conjunción de Júpiter con Saturno en Piscis ha conspirado para que no pudieran. Hoy ha salido un artículo en El País sobre dos millones de españoles que van a quedar atrapados en el doble calvario del voto rogado. Por favor, que alguien lo escriba con más drama e intensidad, que todavía no estamos suficientemente ansiosos.

A continuación me he ido a la web de la embajada española en Copenhague para informarme sobre lo que tengo que hacer para votar desde aquí. En el menú hay una opción que dice Procesos electorales y he hecho click. La página está vacía. Igual es que las instrucciones para votar desde aquí son secretas excepto para los que han pasado el calvario. ¿Y si el calvario es una palabra secreta escrita en código?

No voy a coger un avión para votar en España por razones evidentes y tampoco sé si puedo votar después de inscribirme en el registro consular.

Por razones como éstas estoy contando los meses para poder pedir la nacionalidad danesa. Es una pena, pero qué le voy a hacer.