Etiqueta: psicología

La atracción sexual y el entorno cultural

La atracción sexual está determinada por el entorno cultural. De ahí que la percepción de qué es un cuerpo bonito cambie de cultura a cultura. Según Cunningham et al. (1995), los afroamericanos prefieren las mujeres más voluminosas que los blancos. Los hombres heterosexuales japoneses son menos flexibles a la hora de considerar un cuerpo bonito y prefieren mujeres con un índice de masa corporal mucho más bajo que los británicos (Swami et al., 2006). Al parecer, existe una relación entre el índice de masa corporal y la belleza y que, para que una mujer sea considerada atractiva por hombres heterosexuales, su peso debe estar entre unos márgenes determinados que cambian según la cultura (Tovee, 2005). Además, parece que existe una correlación entre el peso y el lugar de residencia: las poblaciones urbanas prefieren cuerpos más delgados que los individuos que viven en zonas rurales (íbid.).

Se puede objetar que estos estudios tienen problemas metodológicos importantes: los estudios están realizados en poblaciones exclusivamente masculinas y, por tanto, suponer que existe una relación entre el IMC y la belleza en la población general puede ser falso. También es cuestionable si el peso es el indicador preciso o si hay que buscar en otra parte, como si lo que se percibe como bello es lo que, culturalmente, está relacionado con signos de buena salud o fertilidad. El problema es que esos parámetros son más difíciles de medir que el IMC o la ratio cadera-cintura, como (Furnham 2006) y, en consecuencia, más complejos de operacionalizar y de analizar estadísticamente.

En cualquier caso, hay muchos indicios que sugieren que la belleza es cultural, a falta de encontrar las evidencias definitivas. De la misma forma, el amor y su importancia es un concepto de difícil traducción en ciertas culturas y algunos autores sugieren que es, de hecho, un constructo particular de la cultura occidental.

Referencias

  1. Cunningham, M. R., Roberts, A. R., Barbee, A. P., Druen, P. B., & Wu, C. H. (1995). «Their ideas of beauty are, on the whole, the same as ours»: Consistency and variability in the cross-cultural perception of female physical attractiveness. Journal of personality and social psychology, 68(2), 261.
  2. Furnham, A., Swami, V., & Shah, K. (2006). Body weight, waist-to-hip ratio and breast size correlates of ratings of attractiveness and health. Personality and individual differences, 41(3), 443-454.
  3. Swami, V., & Tovée, M. J. (2005). Female physical attractiveness in Britain and Malaysia: A cross-cultural study. Body image, 2(2), 115-128.
  4. Tovée, M. J., Swami, V., Furnham, A., & Mangalparsad, R. (2006). Changing perceptions of attractiveness as observers are exposed to a different culture. Evolution and Human behavior, 27(6), 443-456.ISO 690

Enfermedad mental, violencia y cárceles

El 75% de las veces que sale un enfermo mental en un medio de comunicación es mostrando un comportamiento violentos (Harper, 2005) y los personajes con problemas mentales tienen 10 veces más probabilidades de mostrar un comportamiento violento que aquellos que no lo están (Diefenbach and West, 2007). En los medios españoles, el 25% de las referencias a la enfermedad mental son estigmatizadoras (Muñoz et al., 2011).

Para el público, es fácil vincular la enfermedad mental con la criminalidad. Esta conexión es especialmente llamativa en los casos de individuos con esquizofrenia o trastorno bipolar. Con los medios vinculando una cosa con la otra, se refuerza el estereotipo de la peligrosidad de la enfermedad mental, que, popularmente, se extiende a cualquier situación social: en otras palabras, el enfermo mental es peligroso, da igual el diagnóstico o que el tratamiento esté siendo efectivo. Enfermedad mental = peligrosidad.

Que los trastornos mentales pueden contribuya que algunas personas tengan comportamientos violentos es un hecho. Pero generalizar esta correlación equivale a ver la inmigración como la causa del aumento de la delincuencia. La enfermedad mental no es la causa última de la violencia: hay otros factores que contribuyen a la conducta agresiva o delictiva, como el consumo de drogas, los contextos familiares y sociales o el hecho de que muchos enfermos mentales hayan pasado por prisión: “la tasa de prevalencia de trastorno mental encontrada en la población reclusa era 5,3 veces superior a la de la población general” (García, 2021).

Debemos dejar de pensar que las personas con trastornos mentales son violentas. Y, de una vez, deberíamos plantearnos por qué la población reclusa en España tiene cinco veces más trastornos mentales que la población general. Es una cuestión de responsabilidad social.

Referencias

  1. Diefenbach, D. L., and West, M. D. (2007). Television and attitudes toward mental health issues: Cultivation analysis and the third-person effect. Journal of Community Psychology, 181–195.
  2. García, E. H. (2021). Enfermedad mental y prisión: análisis de la situación penal y penitenciaria de las personas con trastorno mental grave (TMG). Estudios Penales y Criminológicos, 41, 59-135.ISO 690
  3. Harper, S. (2005). Media, Madness and Misrepresentation. European Journal of Communication, 460–483.
  4. Muñoz, M., Pérez-Santos, E., Crespo, M., Guillén, A. I. e Izquierdo, S. (2011). La enfermedad mental en los medios de comunicación: un estudio empírico en prensa escrita, radio y televisión. Clínica y salud, 22(2), 157-173.

Sobre el «instinto maternal»

people on farm painting

Gergen dice que las características atribuidas a ciertos constructos que ahora tenemos naturalizados han evolucionado a lo largo del tiempo. A propósito de la maternidad dice lo siguiente:

«En la época moderna consideramos que el amor de una madre por sus hijos representa un aspecto fundamental de la naturaleza humana, así como que las emociones tienen una base genética. Si una madre no muestra amor por sus hijos, nos parece inhumana. No obstante la historiadora francesa Elizabeth Bandinter sostiene que no siempre fue así. En Francia e Inglaterra, durante los siglos XVII y XVIII, los niños vivían en forma marginal. Los escritos de la época ponen de relieve una generalizada antipatía hacia ellos, porque nacían en el pecado, significaban un fastidio insoportable y, en el mejor de los casos, solo servían para jugar o para convertirse en el futuro en labradores. Entre los pobres, que no practicaban el aborto ni tenían fácil acceso al control de la natalidad, abandonar a un hijo era una costumbre difundida. A todas luces, el concepto de instinto maternal habría aparecido extraño en estas sociedades.

Más aún, incluso la lactancia del niño era vista en muchos círculos como una pérdida de tiempo para la madre. Si la familia era lo bastante rica, el recién nacido era enviado al campo la mayoría de las veces para que alguna nodriza se ocupara de él; Y a raíz de los malos tratos que recibían de estas nodrizas, o de que la leche que le estaban no fuera alimento suficiente, era muy común que estos niños murieron. Esas muertes infantiles se tomaban como un asunto de rutina, ya que a la larga o a la corta un niño era reemplazado por otro; los diarios íntimos, al relatar las costumbres familiares, muestran que la muerte de un niño causaba tampoco inquietud en la familia como la de un vecino, o menos; son las actividades económicas de la familia a lo largo de aquella jornada ocupaba más espacio.»

Toma ya.

Referencias

  1. De Gergen, K. J. (1992). El asedio del yo. En «El yo saturado: dilemas de identidad en el mundo contemporáneo» (pp. 19-40). Buenos Aires: Paidós.

Sobre la influencia de la sociedad en el organismo

«La esperanza de vida varía con al ubicación social. Aún en la sociedad norteamericana contemporánea existe gran discrepancia entre la esperanza de vida de los individuos de clase baja y de los de clase alta.

Además, tanto la incidencia como el carácter de la patología varían según la ubicación social. Los individuos de clase baja suelen ponerse enfermos con más frecuencia quel os de clase alta; asimismo, tienen enfermedades diferentes. En otras palabras, la sociedad determina cuánto tiempo y de qué manera vivirá el organismo individual. Esta determinación puede programarse institucionalemente ne la operación de controles sociales, como en la institución del derecho.»

BERGER, P. y LUCKMANN, T. (1993). La construcción social de la realidad. Buenos Aires: Amorrortu, p. 223

Toma ya.

Un excelente vídeo de How to ADHD respecto a la medicación y el estigma asociado a ella.

Las familias que medican a los niños y a las niñas no son malos padres.

La medicación no deja zombi a los niños, y si es así, entonces está mal pautada.

No es lo mismo que tomar speed o cualquier otra droga sin control médico.

Existe una abundante bibliografía sobre el diagnóstico de TDAH que confirma la eficacia de la medicación y los beneficios de los tratamientos médicos con terapias psicológicas.

Para todas aquellas y todos aquellos que tenemos fantasmas en casa.

(más…)

El estrés y el sistema inmunitario

Como no hay nadie que hable del coronavirus, voy a hablar yo. Hoy, domingo de ramos, con todo quisque encerrado por decreto, creo que lo más conveniente es hablar de coronavirus. Coronavirus. Coronavirus. VIRUS VIRUS VIRUS. Y como llevamos muy bien eso de no salir, trabajar desde casa, quedarnos de pronto sin trabajo, lidiar con los niños dando saltos, cuidar a enfermos, no poder relacionarnos con nadie y estar todo el día leyendo sobre el coronavirus (virus virus virus), vamos a hablar de estrés, que es el término científico para estar hasta el coño.

¿Cómo reacciona el cuerpo ante una situación de estrés cualquiera? El cuerpo necesita todos los recursos disponibles para ejecutar las conductas de huida o enfrentamiento (fight or flight). Para ello, el sistema nervioso da la orden a la corteza suprarrenal para que segregue corticosteroides como el cortisol. El cortisol es el Sauron de tus hormonas y tus glándulas suprarrenales son Barad-Dûr, para que nos entendamos. El cortisol ayuda a degradar las proteínas y a convertirlas en glucosa. ¿Para qué? Para que el organismo disponga de la energía suficiente para activarse ante la situación estresante. También aumenta el flujo sanguíneo y estimula el que todo el cuerpo se encuentre en un estado de mayor vigilancia, o sea, que pueda reaccionar con mayor rapidez ante cualquier estímulo amenazante. En otras palabras, los corticosteroides te ayudan a sobrevivir.

(más…)

Acabo de entregar un trabajo de psicología del desarrollo y ahora me he puesto a estudiar psicobiología.

En el apartado sobre el potencial de reposo y el potencial de acción de las neuronas me encuentro con esto.

Este meme me representa ahora mismo.

La psicobiología y yo: segundo asalto

Acabo de leer un tema completo de psicobiología. Ya llevo dos. El primero, el de los tipos de neuronas y la anatomía celular me amargó. Éste ha sido sobre el transporte de las membranas celulares, la función de los lípidos, la difusión, la permeabilidad de las membranas y toda la pesca. No me ha ido tan mal porque he podido entenderlo gracias a que hay gente buena que cuelga vídeos sobre todos los temas –¡gracias, internet!–, que si tuviera que haberlo entendido leyendo el libro de texto, ahora mismo estaría colgando de un árbol o desangrándome en la bañera, en vez de estar perdiendo el tiempo aquí. Lo que he estado haciendo es leer los apartados, ver los vídeos, volver a leer los apartados y tomar notas.

La neurona (Wikipedia)

Hace más de 20 años que no me pongo a estudiar nada de biología, ni de química y creo que he perdido la capacidad de leer estas explicaciones adecuadamente. Los potenciales, los lípidos y las cargas eléctricas me suenan a chino. Pero lo peor es que el libro no es autorreferencial hasta mi nivel, así que cuando explica un proceso, no entiendo un pijo porque el propio texto no explica los conceptos, sino que se limita a enumerarlos:

De forma general, se puede decir que los fosfolípidos están conformados por un glicerol unido a un grupo fosfato y a dos cadenas de hidrocarburos que pueden ser ácidos grados o isoprenoides.

Del archivo que nos ha enviado la profesora

Mi problema no es entender la frase, sino las palabras. No sé qué es un fosfolípido, ni un glicerol, ni un grupo fosfato, ni una cadena de hidrocarburos, ni un ácido graso, ni un isoprenoide. Así que me toca ponerme a buscar por internet qué significa cada palabra; la mayoría del material de referencia está en inglés, con lo que después de leer el texto, tengo que establecer los puentes con las palabras en castellano.

En el fondo es lo mismo que me pasaría si leyera un texto en gótico: la gramática me la sé, o sea que entiendo cómo se relacionan los elementos de las frases entre sí. El problema es que, al no saber el vocabulario, me pasaría horas y horas intentando encontrarle el sentido al texto. Pues aquí igual: en el tiempo que invierto en entender qué es un glicerol o un grupo fosfato, he perdido las ganas de continuar y he adquirido un profundo sentimiento de frustración, combinado con las ganas de matar habituales.

Si lo sé antes, me pongo a estudiar historia.

La semiótica de los HOYGAN

En general, el ser humano no está dispuesto a perder el tiempo escuchando o leyendo. Esta es una verdad universal.

Antecedentes

Me he puesto a estudiar psicología. No me voy a dedicar a eso, pero me mantiene entretenido durante las largas y duras noches del invierno danés. Podía haber elegido historia, historia del arte o chuminología que el resultado habría sido el mismo.

Pero he caído en la trampa del Maligno. En las trampas del Maligno, en plural.

Me registré en los grupos de Facebook de la universidad en la que estoy. Cada grupo con cienes y cienes y cienes de desconocidos. Ahora me llegan todo tipo de actualizaciones absurdas, sugerencias para que firme causas varias y conversaciones sobre el temario de gente que ni tiene comprensión lectora, ni aspira a tenerla.

No contento con haber sido débil resistiéndome a los grupos de Facebook, me di de alta en los grupos de Whatsapp.

El verdadero significado del JAJAJAJA y las n-interrogaciones

Ping. Mensaje entrante.

Oye, kmo se resuelve la 2???

Traducción: quiero saber qué tengo que hacer para resolver la segunda tarea del trabajo del mes de abri. Me entran ganas de decir lee la tarea o mira la ayuda, tía estúpida. Pero no, va y explico lo que hay que hacer. Y este ser responde.

No lo entiendo JAJAJAJAJAJAJA

Como si JAJAJAJA fuera el comodín de la llamada. ¿Qué significado tiene ese JAJAJAJA? ¿De verdad esa persona se ríe cuando no entiende algo? No. En un 85% de las ocasiones, JAJAJAJA significa escribe algo más corto, que solo con echarle una vista por encima a tu mensaje me da pereza leerlo. O también puede significar qué risa me da leer todo ese tocho. Ojo: para que un JAJAJAJA signifique esto tiene que tener cuatro sílabas o más.

Vuelvo a explicar el proceso usando otras palabras. Soy estúpido.

Pero el profe no dijo que había que hacerlo de otra manera??????

Las n-interrogaciones, es decir, un número superior a cinco signos de interrogación, significa estupor, pasmo, flipe. Entonces pienso: sí lo has entendido, sabes cómo hacerlo y me estás mareando. Y digo:

Bueno, entonces mejor que sigas sus instrucciones.

Respuesta:

Joder que borde eres no???

Pasmo. Y silencio. Añade.

mister simpatía

Cri, cri, cri.

Menos mal que no todo el mundo es como tu

Ahí no pude evitarlo y le envié un gif.

Haters Gonna Hate, el arma definitiva que desenmascara a los HOYGAN. Blancanieves es una apuesta segura.

A partir de ahí, la conversación pasó a ser una ristra de comentarios que pretendían expresar que relacionarse conmigo era irritante y yo añadí un gif tras otro: a cada mensaje suyo, un gif.

Yes, yes, un gif muy recomendado para desenmascarar a un HOYGAN.

El detector de HOYGANS definitivo: los GIF

Ante un gif, un gilipollas de internet puede reírse, quedarse en blanco o simplemente ignorarlo. Los gilipollas clásicos no entienden la violencia intrínseca de los gif porque para ellos, lo importante no es el acto comunicativo, sino otros factores, externos al acto de habla.

Los HOYGAN, sin embargo, a pesar de que pueda parecer lo contrario, no existirían sin un acto comunicativo concreto, es decir, el mensaje de socorro. Por lo tanto, los HOYGAN deben reaccionar ante cambios en el canal. Un HOYGAN se revuelve con cruel agresividad a un gif del tipo Haters Gonna Hate o Yes, Yes.

El HOYGAN de los grupos de WhatsApp ataca con vehemencia. Esta explosión siempre tiene que derivar en un juicio sobre la persona. Menos mal que no todo el mundo es como tú. Si todos fueran tan bordes… El mensaje suele ser el mismo, así que para desenmascarar a este tipo de HOYGAN siempre hay que acudir a los GIF que muestren a gente bailando, caminando con una sonrisa, bailando, etc.

¿Siguen existiendo los HOYGAN?

Sí, pero están adoptando otras formas, evolucionan. Darwinismo acelerado. Los HOYGAN más débiles desaparecen y mueren. Los más fuertes sobreviven. Algunas mutaciones hacen que la especie se haga más resistente a las amenazas externas, como los correctores ortográficos de los teléfonos inteligentes.

Los HOYGAN han cruzado el estrecho entre la interné y los teléfonos inteligentes.

Los HOYGAN de última generación están abandonando Facebook, Twitter, los foros, etc. de la interné con teclado físico y han entrado en WhatsApp. Desde un punto de vista taxonómico, los HOYGAN de los teléfonos inteligentes son los mismos de siempre, así que no hace falta crear un nuevo término porque pertenecen a la misma especie. ¿Por qué?

Decálogo para reconocer a un HOYGAN en los tiempos de WhatsApp

  1. Piden ayuda.
  2. La ortografía es pobre, aunque haya mejorado con los correctores ortográficos.
  3. Mala comprensión lectora.
  4. Tienen que cabrearse cuando no consiguen que otra persona haga lo que ellos necesitan. Este punto es difícil porque los HOYGAN no se distinguen de los gilipollas de toda la vida. Pero el criterio número 3 es muy útil ya que los gilipollas presentan cierto grado de comprensión lectora, mientras que ésta está totalmente ausente de los HOYGAN.
  5. La ley del mínimo esfuerzo.
  6. Están en funcionamiento las 24 horas del día, 7 días de la semana (a diferencia del gilipollas clásico, que suele descansar en horario laboral).
  7. Reaccionan ante un GIFcomo un gremlin a la luz del sol.
  8. Son como una plaga de langostas: arrasan una conversación, pasan a otra, a la que consumen, pasan a la siguiente, y así. Si tienes varios grupos relacionados y están en todos ellos, siempre aparecen con el mismo mensaje.
  9. Intentan suplir la pobreza expresiva con signos ortográficos, como las n-interrogaciones, siempre que estos signos sean grandes. Los pequeños (o sea, los puntos, las comas, los dos puntos, etc.) no sirven.
  10. Los emoji que usan pertenecen al siguiente grupo: ? ? ? ? ?‍♂️. Para contraatacar se recomendamos los que tienen significados más específicos, menos universales o más abstractos: ? ?? ? ? ?. Un calamar a tiempo puede desarmar a nuestro HOYGAN más resistente.

Pero no os equivoquéis, HAMIJOS: los HOYGAN no se han extinguido.


Que levante la mano quien no haya caído en la trampa de los grupos de Whatsapp. Para que sea una trampa es necesario conocer a uno o dos de los miembros (máximo un 5% de conocidos de verdad, pueden ser amigos) y el resto tienen que ser desconocidos o conocidos de segundo grado, es decir: la mamá del mejor amiguito de tu hija, el asistente de la directora de recursos humanos, etc.


Importante, sobre la palabra “WhatsApp”

La Fundación del Español urgente dice, en resumen, que se debe usar WhatsApp, con ‘w’ y ‘a’ mayúsculas cuando nos referimos a la aplicación, y wasap cuando es un mensaje.

  • Envíamelo por WhatsApp.
  • Envíame un wasap.
  • Wasapéame.
  • Voy a wasapeárselo.
  • Wasapéamele.