Mendeley no funciona

Estoy a cinco días de entregar un trabajo y el gestor de referencias ha dejado de funcionar. Drama en el portal. Utilizo Mendeley para almacenar las referencias, ordenarlas e insertarlas en los documentos de Word –sí, Microsoft Word, porque no quieren que usemos LaTeX–. Conforme vas escribiendo, le vas dando al botoncito del plugin para insertar una referencia y él solo te lo hace todo. Luego le das al otro botón, el de insertar la bibliografía, y Mendeley te lo pone todo en su sitio, con sus sangrías francesas, sus cursivas, sus puntos y comas, todo listo para entregar.

(más…)

La psicobiología y yo: segundo asalto

Acabo de leer un tema completo de psicobiología. Ya llevo dos. El primero, el de los tipos de neuronas y la anatomía celular me amargó. Éste ha sido sobre el transporte de las membranas celulares, la función de los lípidos, la difusión, la permeabilidad de las membranas y toda la pesca. No me ha ido tan mal porque he podido entenderlo gracias a que hay gente buena que cuelga vídeos sobre todos los temas –¡gracias, internet!–, que si tuviera que haberlo entendido leyendo el libro de texto, ahora mismo estaría colgando de un árbol o desangrándome en la bañera, en vez de estar perdiendo el tiempo aquí. Lo que he estado haciendo es leer los apartados, ver los vídeos, volver a leer los apartados y tomar notas.

La neurona (Wikipedia)

Hace más de 20 años que no me pongo a estudiar nada de biología, ni de química y creo que he perdido la capacidad de leer estas explicaciones adecuadamente. Los potenciales, los lípidos y las cargas eléctricas me suenan a chino. Pero lo peor es que el libro no es autorreferencial hasta mi nivel, así que cuando explica un proceso, no entiendo un pijo porque el propio texto no explica los conceptos, sino que se limita a enumerarlos:

De forma general, se puede decir que los fosfolípidos están conformados por un glicerol unido a un grupo fosfato y a dos cadenas de hidrocarburos que pueden ser ácidos grados o isoprenoides.

Del archivo que nos ha enviado la profesora

Mi problema no es entender la frase, sino las palabras. No sé qué es un fosfolípido, ni un glicerol, ni un grupo fosfato, ni una cadena de hidrocarburos, ni un ácido graso, ni un isoprenoide. Así que me toca ponerme a buscar por internet qué significa cada palabra; la mayoría del material de referencia está en inglés, con lo que después de leer el texto, tengo que establecer los puentes con las palabras en castellano.

En el fondo es lo mismo que me pasaría si leyera un texto en gótico: la gramática me la sé, o sea que entiendo cómo se relacionan los elementos de las frases entre sí. El problema es que, al no saber el vocabulario, me pasaría horas y horas intentando encontrarle el sentido al texto. Pues aquí igual: en el tiempo que invierto en entender qué es un glicerol o un grupo fosfato, he perdido las ganas de continuar y he adquirido un profundo sentimiento de frustración, combinado con las ganas de matar habituales.

Si lo sé antes, me pongo a estudiar historia.

El catalán no es egipcio faraónico

…, ni húngaro, ni una lengua eslava, ni semítica. El catalán es una lengua romance, y no es difícil de aprender.

“Pyramid of Giza during daytime” by Simon Matzinger on Unsplash

He vuelto a estudiar en la universidad. Y estoy registrado en los múltiples grupos de whatsapp disponibles: uno por asignatura (me he matriculado en tres), otro general de la universidad, otro de la carrera… en total cinco grupos. Propuse crear un canal hater para cuando necesitamos decir que estamos de Piaget hasta la pirindola o que Foucault nos come lo que ya sabéis. Pero no tuvo éxito. Así que tengo que seguir haciendo de hater (¿existe un verbo para esto? ¿Haterizar? ¿Haterular? ¿Odificar?) en los canales generales, dando por el saco a todo el mundo. En realidad, para eso están los canales, ¿no?, para joder y para decir lo que uno quiere: unos piden ayuda, otros se quejan del mundo, cada cual a lo suyo. No soy el moderador de ninguno de los grupos, a Dios gracias, y por lo tanto no tengo derecho a decir cuáles son las intervenciones legítimas y cuáles no. Pero sí tengo derecho a que algunas intervenciones me pongan de los nervios. Aquí un ejemplo.

(más…)

La semiótica de los HOYGAN

En general, el ser humano no está dispuesto a perder el tiempo escuchando o leyendo. Esta es una verdad universal.

Antecedentes

Me he puesto a estudiar psicología. No me voy a dedicar a eso, pero me mantiene entretenido durante las largas y duras noches del invierno danés. Podía haber elegido historia, historia del arte o chuminología que el resultado habría sido el mismo.

Pero he caído en la trampa del Maligno. En las trampas del Maligno, en plural.

Me registré en los grupos de Facebook de la universidad en la que estoy. Cada grupo con cienes y cienes y cienes de desconocidos. Ahora me llegan todo tipo de actualizaciones absurdas, sugerencias para que firme causas varias y conversaciones sobre el temario de gente que ni tiene comprensión lectora, ni aspira a tenerla.

No contento con haber sido débil resistiéndome a los grupos de Facebook, me di de alta en los grupos de Whatsapp.

El verdadero significado del JAJAJAJA y las n-interrogaciones

Ping. Mensaje entrante.

Oye, kmo se resuelve la 2???

Traducción: quiero saber qué tengo que hacer para resolver la segunda tarea del trabajo del mes de abri. Me entran ganas de decir lee la tarea o mira la ayuda, tía estúpida. Pero no, va y explico lo que hay que hacer. Y este ser responde.

No lo entiendo JAJAJAJAJAJAJA

Como si JAJAJAJA fuera el comodín de la llamada. ¿Qué significado tiene ese JAJAJAJA? ¿De verdad esa persona se ríe cuando no entiende algo? No. En un 85% de las ocasiones, JAJAJAJA significa escribe algo más corto, que solo con echarle una vista por encima a tu mensaje me da pereza leerlo. O también puede significar qué risa me da leer todo ese tocho. Ojo: para que un JAJAJAJA signifique esto tiene que tener cuatro sílabas o más.

Vuelvo a explicar el proceso usando otras palabras. Soy estúpido.

Pero el profe no dijo que había que hacerlo de otra manera??????

Las n-interrogaciones, es decir, un número superior a cinco signos de interrogación, significa estupor, pasmo, flipe. Entonces pienso: sí lo has entendido, sabes cómo hacerlo y me estás mareando. Y digo:

Bueno, entonces mejor que sigas sus instrucciones.

Respuesta:

Joder que borde eres no???

Pasmo. Y silencio. Añade.

mister simpatía

Cri, cri, cri.

Menos mal que no todo el mundo es como tu

Ahí no pude evitarlo y le envié un gif.

Haters Gonna Hate, el arma definitiva que desenmascara a los HOYGAN. Blancanieves es una apuesta segura.

A partir de ahí, la conversación pasó a ser una ristra de comentarios que pretendían expresar que relacionarse conmigo era irritante y yo añadí un gif tras otro: a cada mensaje suyo, un gif.

Yes, yes, un gif muy recomendado para desenmascarar a un HOYGAN.

El detector de HOYGANS definitivo: los GIF

Ante un gif, un gilipollas de internet puede reírse, quedarse en blanco o simplemente ignorarlo. Los gilipollas clásicos no entienden la violencia intrínseca de los gif porque para ellos, lo importante no es el acto comunicativo, sino otros factores, externos al acto de habla.

Los HOYGAN, sin embargo, a pesar de que pueda parecer lo contrario, no existirían sin un acto comunicativo concreto, es decir, el mensaje de socorro. Por lo tanto, los HOYGAN deben reaccionar ante cambios en el canal. Un HOYGAN se revuelve con cruel agresividad a un gif del tipo Haters Gonna Hate o Yes, Yes.

El HOYGAN de los grupos de WhatsApp ataca con vehemencia. Esta explosión siempre tiene que derivar en un juicio sobre la persona. Menos mal que no todo el mundo es como tú. Si todos fueran tan bordes… El mensaje suele ser el mismo, así que para desenmascarar a este tipo de HOYGAN siempre hay que acudir a los GIF que muestren a gente bailando, caminando con una sonrisa, bailando, etc.

¿Siguen existiendo los HOYGAN?

Sí, pero están adoptando otras formas, evolucionan. Darwinismo acelerado. Los HOYGAN más débiles desaparecen y mueren. Los más fuertes sobreviven. Algunas mutaciones hacen que la especie se haga más resistente a las amenazas externas, como los correctores ortográficos de los teléfonos inteligentes.

Los HOYGAN han cruzado el estrecho entre la interné y los teléfonos inteligentes.

Los HOYGAN de última generación están abandonando Facebook, Twitter, los foros, etc. de la interné con teclado físico y han entrado en WhatsApp. Desde un punto de vista taxonómico, los HOYGAN de los teléfonos inteligentes son los mismos de siempre, así que no hace falta crear un nuevo término porque pertenecen a la misma especie. ¿Por qué?

Decálogo para reconocer a un HOYGAN en los tiempos de WhatsApp

  1. Piden ayuda.
  2. La ortografía es pobre, aunque haya mejorado con los correctores ortográficos.
  3. Mala comprensión lectora.
  4. Tienen que cabrearse cuando no consiguen que otra persona haga lo que ellos necesitan. Este punto es difícil porque los HOYGAN no se distinguen de los gilipollas de toda la vida. Pero el criterio número 3 es muy útil ya que los gilipollas presentan cierto grado de comprensión lectora, mientras que ésta está totalmente ausente de los HOYGAN.
  5. La ley del mínimo esfuerzo.
  6. Están en funcionamiento las 24 horas del día, 7 días de la semana (a diferencia del gilipollas clásico, que suele descansar en horario laboral).
  7. Reaccionan ante un GIFcomo un gremlin a la luz del sol.
  8. Son como una plaga de langostas: arrasan una conversación, pasan a otra, a la que consumen, pasan a la siguiente, y así. Si tienes varios grupos relacionados y están en todos ellos, siempre aparecen con el mismo mensaje.
  9. Intentan suplir la pobreza expresiva con signos ortográficos, como las n-interrogaciones, siempre que estos signos sean grandes. Los pequeños (o sea, los puntos, las comas, los dos puntos, etc.) no sirven.
  10. Los emoji que usan pertenecen al siguiente grupo: 😂 😅 😜 😱 🤦‍♂️. Para contraatacar se recomendamos los que tienen significados más específicos, menos universales o más abstractos: 😐 💅🏼 🦑 💤 🈲. Un calamar a tiempo puede desarmar a nuestro HOYGAN más resistente.

Pero no os equivoquéis, HAMIJOS: los HOYGAN no se han extinguido.


Que levante la mano quien no haya caído en la trampa de los grupos de Whatsapp. Para que sea una trampa es necesario conocer a uno o dos de los miembros (máximo un 5% de conocidos de verdad, pueden ser amigos) y el resto tienen que ser desconocidos o conocidos de segundo grado, es decir: la mamá del mejor amiguito de tu hija, el asistente de la directora de recursos humanos, etc.


Importante, sobre la palabra “WhatsApp”

La Fundación del Español urgente dice, en resumen, que se debe usar WhatsApp, con ‘w’ y ‘a’ mayúsculas cuando nos referimos a la aplicación, y wasap cuando es un mensaje.

  • Envíamelo por WhatsApp.
  • Envíame un wasap.
  • Wasapéame.
  • Voy a wasapeárselo.
  • Wasapéamele.