Categoría: Personal

Feliz 6 de enero

En esta entrega teníamos que escribir una reflexión teórica de 15000 caracteres.

¿Quieres 15000? 15000 tendrás. Ni uno más, ni uno menos.

¿Un doctorado, a mis 46 años?

Ya se han terminado los compromisos navideños más importantes y ahora estoy dándole caña al TFM que tengo que entregar en unos días. Tengo la defensa a final del mes que viene y todavía tengo la argumentación cogida por los pelos. Estoy escribiendo sobre cómo el uso de las lenguas regula las relaciones sociales en las comunidades haredíes de Williamsburg, en Nueva York, y mi hipótesis principal es que usan el yidis para las interacciones con otros individuos dentro del grupo, el hebreo para situaciones ceremoniales y el inglés no sólo para dirigirse a las personas de otros colectivos sino también para tratar temas socialmente problemáticos o tabúes, como las relaciones sexuales.

El tema me apasiona, en serio, pero ahora mismo soy un hombre pegado a un portátil mientras muchos de mis amigos están disfrutando de unos días de descanso. Me encantaría estar con ellos en vez de andar escribiendo un TFM sobre sociolingüística, la verdad. Me levanto, me hago el desayuno y me pongo hasta las 7 o las 8 de la tarde.

Pero mucho quejarme y yo con la mirada ya puesta en hacer un doctorado sobre el mismo tema en la Universitat de València, a mis 46 años. Hay días en que pienso que es una locura y que si estoy hasta arriba con un TFM, no quiero ni pensar lo que será escribir una tesis trabajando a tiempo completo. He escuchado historias de terror sobre lo desesperante que puede llegar a ser y lo largo que se te hace, pero siempre he querido hacerlo y he pensado que ahora o nunca. Si lees esto y has estado en esa situación, escríbeme, que tengo muchas preguntas.

GRAZIAS DE ANTEBRASO.

Italian wine

Sigo esta cuenta desde hace unas semanas y me parto con la mayoría de posts. A veces dudo de sí está todo preparado o no. Si no lo está, es muy grande.

Qué heavy eres, Juana

Ha muerto Verónica Forqué. Guardo unos recuerdos muy buenos de sus personajes.

Jeg tog dette her billede i september måned, da vi allerede har mødt hinanden. Jeg husker at denne dag tænkte jeg, at det ku være rart, at du besøger mig og ser, hvor jeg bor.

Jeg ønsker mig stadigvæk, du kunne være her lige nu, ved mig — savner dig så meget, det gør lidt ondt. Måske kommer du aldrig her, måske gør du det. Lige meget. Hvad det er sket i de sidste måneder er jo en tydelig bevis, at man aldrig kan forse, hvad det så vil ske. Og det er helt i orden.

Hvis vi bare kunne være sammen nu.

You can’t date your fuck buddy. You wanna take the only person in your life that’s there purely for sex and make him into a human being? Why?

Samantha Jones (Sex and the City)

Instagrindr

person holding Android smartphone

Ayer me escribe un pavo por Instagram, que hola, que qué tal, que de dónde soy. Hasta ahí todo raro, pero nada del otro jueves. Instagrindr.

A la 1.30 de la madrugada me suena el teléfono. Me despierto y lo cojo porque a esas horas uno se espera lo peor. Oigo que cuelgan. Miro a ver quién es. Era el pavo.

Le escribo preguntándole que qué ha pasado y que por qué me había llamado. Yo estaba más cabreado que una mona. Me dice que se había equivocado, que le perdonara, que estaba muy avergonzado. Le digo que no pasa nada. Él añade: «pero si quieres, te llamo». Me quedo estupefacto pero no respondo.

Apago la luz. Me doy la vuelta. Intento dormir y a los diez minutos vuelve a sonar el teléfono. El mismo tío. Obviamente, lo bloqueé.

La gente tiene formas muy raras de ligar.

Dar clases online: por qué cansa tanto enseñar con las plataformas online y qué he aprendido con el confinamiento

Ya vamos por la tercera cuarta semana de escuelas cerradas y esto de dar clases a distancia cansa más que darlas en directo. Nos esperan cuatro semanas más: ayer salió el gobierno diciendo que los estudiantes de primero a quinto de primaria vuelven al cole el miércoles 15 de abril. El resto, enseñanza a distancia hasta el 10 de mayo, como mínimo. No voy a entrar en si la decisión es correcta o no: solo diré que cuando salió la primera ministra anunciando la decisión noté una fuerte conmoción en La Fuerza.

Nos quedan, por lo menos, cuatro semanas más de clases a online. Cuatro semanas de aprender a ser influencer. Cuatro semanas de controlar a diario la iluminación y la escenografía, el sonido y los brillos. Cuatro putas semanas handiendo directos varias veces al día sobre temas apasionantes, como p. ej. cómo saber a qué hora cierran el restaurante o cómo preguntar al primero que pasa dónde está el zoo o qué decir cuando te preguntan qué tal y tu vida es una mierda. En estos momentos, odio profundamente el enfoque comunicativo.

(más…)

¿Votaré?

He oído cienes de historias de terror sobre españoles en el extranjero que han querido votar en las elecciones en España y no han podido, no les han dejado, las papeltas han llegado tarde o la conjunción de Júpiter con Saturno en Piscis ha conspirado para que no pudieran. Hoy ha salido un artículo en El País sobre dos millones de españoles que van a quedar atrapados en el doble calvario del voto rogado. Por favor, que alguien lo escriba con más drama e intensidad, que todavía no estamos suficientemente ansiosos.

A continuación me he ido a la web de la embajada española en Copenhague para informarme sobre lo que tengo que hacer para votar desde aquí. En el menú hay una opción que dice Procesos electorales y he hecho click. La página está vacía. Igual es que las instrucciones para votar desde aquí son secretas excepto para los que han pasado el calvario. ¿Y si el calvario es una palabra secreta escrita en código?

No voy a coger un avión para votar en España por razones evidentes y tampoco sé si puedo votar después de inscribirme en el registro consular.

Por razones como éstas estoy contando los meses para poder pedir la nacionalidad danesa. Es una pena, pero qué le voy a hacer.