¿Qué es la coulrofobia?

La coulrofobia es el miedo irracional a los payasos. Es un neologismo que viene del griego  κωλοβαθριστής (pronunciado colobazristés), palabra que significa persona que va con zancos. Es una etimología un poco excéntrica, vale, pero cualquier palabra que venga del griego suena mucho más culta y elevada y mola, como en latín.

Volviendo a la coulrofobia, el doctor Penny Curtis de la Universidad de Sheffield reveló en un estudio con 250 niños de entre 4 y 16 años de edad que las paredes de hospital decoradas con payasos más que animar a los niños y hacer que se sintieran mejor para favorecer su recuperación, tenían el efecto contrario: acojonarlos.  Continue reading

Los acentos del inglés en las Islas Británicas

Andrew Jack es un asesor de dialectos. Para entenderlo: Pepita es de Málaga. Su agente le consigue un contrato para protagonizar una película sobre la estranguladora de Pontevedra. Para resultar creíble, contrata al equivalente español de Andrew Jack para aprender a imitar el acento gallego.

Este señor cogió Google Earth y se grabó a sí mismo imitando todos los acentos del inglés en las Islas Británicas:

Slow TV

La Slow TV consiste en la retransmisión completa de un evento normal y corriente —esta distinción es importante— desde el principio hasta el final. ¿Emitir un partido de fútbol entre el Barça y el Real Madrid es Slow TV? No, porque es un evento que no ocurre todos los días. ¿Y ponerle una cámara a la moto del cartero de Portugalete? Eso sí, si el cartero hacer un reparto diario. Normalmente, la slow TV tiene una cámara fija y no hay guión ni tensión dramática.

Bueno, pues los noruegos están reviviendo el género y están como locos. El 27 de noviembre del 2009 le pusieron una cámara a la locomotora del Bergenbanen, el tren que hace el trayecto de Bergen a Oslo, y emitieron el resultado por la NRK, la televisión pública. Lo bueno es que tuvo una audiencia media de 170.000 espectadores, o sea, el 3,5% de TODOS LOS NORUEGOS estuvo viendo la retransmisión, con picos de 1.200.000 espectadores.

Eso es un porrón de noruegos. Continue reading

Intranet for schools update

I’m in charge of mantaining the intranet of the school, called Skoleintra. It is a common system for (almost) all schools in Denmark and it is centrally managed from Copenhagen, I believe. It’s the U G L I E S T web you could imagine – open the link and welcome to the 90′s. As a teacher, however, is very useful to manage everyday’s work.

Now – Skoleintra as been bought by a norwegian company which is updating the system today to a completely new interface. That means that we will have this evening thousands of primary and secondary teachers (including my colleagues) running like headless chickens  all over the country.

I will turn my mobile off today.

Bad boy. :P

¿Cómo se pronuncia “Cthulhu”?

He aquí, hamijos, uno de los grandes misterios del mundo moderno. ¿Para qué discutir sobre la muerte, la música de las esferas o de la explicación matemática de la belleza intrínseca de la tercera sinfonía en fa mayor de Brahms si podemos darnos unos cuantos puñetazos por una pregunta trascendente como esta?

He oído /’tulu/, /’ktulu/, /ka’tulu/ y /’tʃulu/ (o sea, chúlu). Todas coinciden en que son llanas (o sea, que se acentúan en la penúltima) y que pasan olímpicamente de intentar pronunciar <lh> a la portuguesa, chúllu, ni <th> a la inglesa, supongo que para que no suene como zulú.

Todo esto se refiere a hispanohablantes, porque la Wikipedia dice:

Lovecraft transcribed the pronunciation of Cthulhu as “Kthûl’hu”. S. T. Joshi points out, however, that Lovecraft gave several differing pronunciations on different occasions. According to Lovecraft, this is merely the closest that the human vocal apparatus can come to reproducing the syllables of an alien language. Long after Lovecraft’s death, the spelling pronunciation /kəˈθuːluː/ kə-thoo-loo became common, and the role-playing game Call of Cthulhu endorsed it.

O sea, /kezúlu/.

A esta lista de dudas fonéticas y errores comunes del mundo friki podríamos añadir Rivendel, que se pronuncia /ri’vendel/, no */rívendel/ (muerte y destrucción) y dothraki /’doθraki/, ¡jamás dozráki!

Otesánek

 

Aclamada como una de las mejores películas del 2000, Otesánek de  Jan Švankmajer es una de las películas más marcianas que he visto en mi vida. Cuenta la historia de un matrimonio checo que no puede tener hijos y decide adoptar un tronco de árbol que termina merendándose to lo que se menea. Por supuesto, al tronco le dan el biberón y le ponen vestiditos blancos y le cantan nanas.

La película es una mezcla de La pequeña tienda de los horrores y Berlanga mezclado con Jasón y los argonautas a la eslava, porque, ¡ay, hamijos!, no hay nada como ser del este para hacer películas raras de cojones.

En fin, aquí el tráiler.

ATENCIÓN: PUEDE PROVOCAR EPILEPSIA.