17.12.2014 2

Ayer me llevé a los trolls adolescentes allende la frontera, a visitar el mercado de navidad de Mordor y a comer salchichas hasta terminar ahítos. Pero salió el día más horroroso del mundo y acabmos en el centro comercial (espíritu navideño a tope), protegiéndonos del viento huracanado y de la lluvia. Volvimos de Mordor a Hobbiton en un autocar soviético con las puertas y la calefacción estropeadas, en plena hora punta de salida de clase  y con un grupo de segundo de primaria de otro colegio con ganas de liarla parda. Por supuesto, había una parada cada 500 metros y un trayecto de 35 minutos en coche por una carretera nacional terminó durando más de una hora y tres cuartos. Mis ganas de matar iban en aumento hasta que llegamos a Rivendel y bajaron los de primaria. Pude respirar. Pero en la parada siguiente subieron cinco señoras con cinco carritos con cinco bebés que decidieron ponerse a berrear al mismo tiempo hasta que entraron en resonancia y sentí que me iba a explotar el cráneo. Al llegar a Hobbiton quería cambiar de profesión por la de carcelero.

Todo esto no tiene interés ninguno; lo cuento porque creo que me merezco un aumento de sueldo y autobús de empresa.

09.12.2014 La pronunciación de los extranjerismos tecnológicos 8

apple_960x540

No sé cómo he terminado viendo tutoriales en youtube sobre cómo hacer pirulas con un sistema operativo que no tengo. El tipo hablaba en castellano de Burgos y explicaba perfectamente cada uno de los pasos y la razón de cada proceso. Hasta que ha empezado a hablar de el macayos. Y macayos por aquí y macayos por allá. 45 segundos después ha dicho el macayos de ápol y he pensado ¡ah, coño!. [Sigue leyendo →]

07.12.2014 Borgen 1

borgen01_hr

La estrenaron ayer en España, pero la podéis encontrar en vuestro proveedor habitual. Hay que verla. No es tan emocionante como Forbrydelsen y Broen, que también hay que ver, pero mola.

En Público dicen:

Creada en 2010 por Adam Price y escrita por Gjervig Gram y Tobias Lindholm, Borgen es una producción danesa que ha conseguido traspasar sus fronteras para convertirse en serie de culto en países como Estados Unidos (donde el género político está en alza) y Reino Unido. Muy en la línea del mito de la televisión El ala oeste de la Casa Blanca, esta producción nórdica se introduce en el backstage de la política. Borgen versa sobre los intereses ocultos, el poder de los medios, los tejemanejes más sucios y cómo los votantes deciden apostar por una cara nueva, la de Birgitte Nyborg (Sidse Babett Knudsen), premiándola con el sillón de mando del castillo de Christiansborg, más conocido como Borgen.

Concha Boo:

Cuando en el otoño de 2010, fecha de emisión en Dinamarca de la primera temporada de Borgen, su protagonista Birgitte Nyborg llegó inesperadamente al cargo de primera ministra, Helle Throning-Schmidt, actual jefa del gobierno, no contaba con llegar al cargo exactamente un año después (3 de octubre de 2011) y mucho menos con hacerlo de la misma manera que su homóloga en la ficción, gracias a una coalición de partidos.

Quizás esas coincidencias expliquen que el 83% de los daneses piensen, según una encuesta de Gallup para Berlingske, que la serie retrata fielmente la realidad política de su país. Siete de cada diez daneses aseguran que su éxito se debe a la humanización que han hecho de los políticos. Hablan de sus problemas, de sus remordimientos, etc. Pero según, Adam Price, productor y guionista de la serie, más que hacer una mera radiografía de la realidad “lo que pretendíamos era generar debate sobre asuntos como el liderazgo, los costes de la energía, la prostitución o la ética en la producción de carne de cerdo” (Dinamarca es el principal productor de carne de cerdo de la Unión Europea). A juzgar por las audiencias su estrategia ha funcionado en Dinamarca y otros 60 países más.

06.12.2014 Taller de bailes folclóricos 3

Sardanes2

Una de las grandes desventajas de trabajar en un colegio-instituto internacional de integración cultural y de amistad entre los pueblos del mundo es la parte relativa a la integración cultural y de amistad entre los pueblos del mundo. No contentos con celebrar Diwali, la navidad, el año nuevo chino y -lo juro- el fin del mundo escandinavo, mis colegas han decidido que sería una estupenda idea organizar un taller de danzas folklóricas para mayor honra de la diversidad cultural del centro. Que nosotros sepamos, tenemos 34 lenguas maternas y al menos un creyente de cada una de las grandes religiones del mundo entre estudiantes y profesores, además de agnósticos, ateos y adoradores de Satán. Ya me parece diversidad suficiente. Pero no. Al parecer no lo es. También hay que organizar un taller de danzas del mundo. [Sigue leyendo →]

04.12.2014 La tarjeta amarilla danesa 3

url

En Dinamarca no existe el DNI. La tarjeta de la seguridad social, que no tiene foto, sirve para todo. Se llama det gule kort, en español la tarjeta amarilla. La tarjeta internacional es azul y se llama det blå kort, o sea, la tarjeta azul. A cada cosa por su nombre, qué coño. A mí me flipa que puedas enseñar la tarjeta amarilla en hacienda, en el consultorio médico, en el registro civil, en la biblioteca pública, cuando vas a hacerte un contrato de móvil y en la oficina de correos para los pocos trámites que no puedes hacer por internet. Y la gente va y se fía.

Vas a la seguridad social de España a pedir una copia de la vida laboral sin firma ni cuño ni na y necesitas el pasaporte, una solicitud por triplicado, la tarjeta SIP, dos fotos de comunión, la prueba de orina, el certificado de penales y seis copias compulsadas de la partida de bautismo con la apostilla de La Haya antes de pasar el detector de metales y rellenar el formulario E450.

Lidiar con la burocracia española es visitar la casa que enloquece.

02.12.2014

Entro en clase de alemán y un pequeño troll va y me pregunta:

Mr. Hentrekott, what does coño mean?

Estupefacción y temblores. Sorry, again, I didn’t hear that.

What does coño mean?

No me lo puedo creer. Where did you hear this word?

When you are very upset or very angry, you always finish the sentences with coño. Like Budurum, budurum, budurum, coño! Budurum, budurum, budurum, coño! Always.

Tragando saliva.

That is a bad word that you may not repeat.

Al picosegundo, of course, dieciocho pequeños trolls:

¡Coño!
¡Coño!
¡Coño! ¡Coño!

Más tarde, en la cantina, oigo.

I know what coño means. It means bitch.

Y siguen comiendo.

Creo que debo empezar a moderar mi vocabulario.

30.11.2014 Campeonato de dardos

la foto

26.11.2014 Menos ideología y más evidencias 4

Estelle Morris dice, con toda la razón, que está hasta el coño de que los políticos le digan a los profesores cómo tienen que enseñar. De la misma forma que un ministro no le puede decir a un médico cómo debe curar a un paciente y todo el mundo está de acuerdo en esto, no entiendo por qué el gobierno / Gobierno reparte instrucciones a las escuelas sobre lo que se puede y no se puede decir en clase. Me consta que en Valencia se han repartido idearios en colegios públicos que incluían una lista de sugerencias sobre lo que era conveniente o no tratar en clase. Pero los gobiernos no son los únicos que sugieren: también lo hacen las families y las asociaciones de padres, pero teniendo en cuenta que el 85% de la población española parece que sea licenciada en medicina y farmacia no es de extrañar que lo sean también en pedagogía.

En este sentido tengo mucha suerte de trabajar en Invernalia, en verdad. A mí nadie me dice lo que tengo o no tengo que enseñar. Todo esto de las ideologías me recuerda que a partir de enero me toca dar una clase de religión a mi clase. R E L I G I Ó N. Si estuviera en España seguro que estaría acojonado. Menos mal que aquí sólo tengo un programa que va más de historia y filosofía que de dogma.

Con lo fácil que es enseñar evidencias, oye.

25.11.2014 Leer a los clásicos en la escuela 4

En un foro de la interné leí a un profesor indignado de lamuerte porque las familias de sus alumnos se negaban a gastarse 16 euros en una edición de La Celestina para leer en clase mientras tenían móviles de última generación. Al principio pensé lo de qué país, qué lástima de familias, España – Tierra de Canis, la crisis no es sólo económica, este es el fin de la cultura hispana… vamos, lo de siempre. Luego me indigné por esa puta manía que tienen los profesores españoles de que la afición por la lectura entra con Gonzalo de Berceo y La Celestina. Con dos cojones. La Celestina no es para leerla con 12 años. Ni el Lazarillo, ni el Quijote, ni tantos otros. No. A leer se aprende con Harry Potter, Sandokan y los Tres Investigadores. Con Astérix y Tintín. Ni con Cervantes, ni con Lope de Vega, ni con la madre que los fundó. Si hasta a mí me entran ganas de cortarme las venas con el Mío Cid. Y además, exigir que los niños se compren una edición de 16 pavos es de muerte a puñetazos. Hómbreyá. Pero si el Quijote es puto coñazo incluso para mí. ¿Qué le va a parecer a un chaval de 12 años? O de 16. Y el Principito, coño, que ni yo lo entiendo. Lo que de verdad no concibo es por qué no les manda leer a Kant. En una edición anotada y trilingüe de 49 euros, claro.

Vamos, hombre.

20.11.2014 Autorismos 2

Los mejores neologismos inventados por escritores (según The Guardian):

Es curioso que de esta lista, sólo hayamos adoptado cuatro: beatnik, ciberespacio, república bananera y freelance, porque serendipia sólo la usan los traductores y Fríker Jiménez. De freelance tampoco estoy tan seguro porque tenemos autónomo, o sea que no la hemos importado sino que la hemos traducido y el hecho de conocer beatnik puede significar que vives en la burbuja de ilustración.

Dicho esto, me pregunto si hemos adaptado ciberespacio y república bananera porque son más fáciles de pronunciar o porque son palabras que necesitábamos urgentemente.

← Anteriores