Chatiflips (ACTUALIZADO)

Primero, el texto de Malayerba, aquí.
Segundo.
Leo en El Mundo de hoy que el ordenador BlueGene/L sigue siendo el más rápido : puede trabajar a una velocidad superior a la de un ordenador personal -aproximadamente 35.000 veces más rápido- y puede procesar 280 billones de operaciones por segundo. Eso sí es rapidez, y no lo del último Intel.
Sigo leyendo y encuentro erratas a montones. Vale.
Sigo: Actualmente, los investigadores del centro de desarrollo de IBM en Boeblingen, Alemania, trabajan en el primer ‘ordenador petaflop’.
Y es aquí cuando me entra la risita. ¿Petaflop? ¿No podían haber elegido otro nombre? ¿Sabes que me he comprado un ordenador nuevo? – ¿Sí? – Sí, un petaflop.
¿No es nombre de golosina?
Me ponga cuatro jamones, dos chicles de fresa ácida, dos petaflops de plátano y otros dos chatiflips de menta.
********************************************************
Que sí, que sí, que es una medida, pero es como hidropónico, que me suena a civilización antigua, los bits y los bytes, que parecen primos hermanos de la guinea y el galón, y todos pertenecen a los misterios insondables, como el hecho de que exista el cuatrillón, pero no el quintillón, según la venerable María Moliner y la no tan venerable RAE.
Y el día que me alguien me diga que tiene un peta de memoria me reiré a carcajadas, le diré que me lo pase, que seguro que nos echamos unas risas y que tenga cuidadín, no sea que se enganche.
Además, digo yo que con una n quedaría más digno, ¿no?
Me dé un petaflop de fresa.
Julianín ha ganado un petallón en la lotería.
Me quedo con la primera, que la segunda suena a montón de mierda.
Y por muy bien estructurada que esté la palabra, ésta es una joya. ¿Cómo llamaremos a una estrella de diez puntas? ¿Decáculo?
¿Y Apple? ¿Qué hacemos con el iPod? Digo yo que después del nano llegará el pico, que con el ordenador de marras, todos politoxicómanos.
El pico necesita dos petas de memoria, de una conversación en 2043.
¿¿¿???

Pasen y lean (2)

  1. En el Cuaderno de Silicio, coincidencia de temas: la muerte.
  2. En El Jardín Cerrado, la entrada titulada Los peligros de internet. Pablo Herrero ha cazado un artículo en El País de hoy. Leedlo, merece la pena.

Aquí entraréis al foro en pruebas. He colgado una opinión de The Queen en la sección CINE, pero sois libres de añadir cualquier tema que os parezca. Recordad que es mejor registrarse para usar siempre el mismo nick, pero también podéis hacerlo de manera anónima. Los datos quedarán registrados en la base de NORMALIZADO.COM, pero no haré ningún tipo de uso a las direcciones. La plantilla está por modificar, pero podéis hacer cualquier sugerencia, ya lo sabéis.
Buen fin de semana.

Toc, toc

-¿Quién es?
-Tu muerte.
-No te esperaba tan pronto… me pillas en mal momento, me queda mucho por hacer.
-Si lo prefieres vuelvo en otro momento. ¿Cuándo te viene bien?
-No sé, ya te llamaré yo.
-Sabes que eso no es posible.
-Hm…, bueno, pues cuando haya terminado todo.
-¿Y cuándo será eso?
-¿Y yo qué sé?
-Bueno, qué susceptible estás.
-Es que me pones nervioso.
-Vale, pues me marcho, ya volveré otro día.
-Avisa antes.
-¿Con qué?
-No sé, con algo que no duela.
-¿Como qué?
-…

Estimado Delibes

No pienso hacer una reseña de ninguna de sus novelas. Hay que leer a Delibes. Y punto. No puedo comentar nada porque me quedaría corto. Leer El camino es una experiencia que no puede ser de segunda mano, como Lisboa y el cinco de enero.
Miguel Delibes es uno de los grandes escritores españoles del siglo XX, de eso no hay duda. Me da igual que fuera candidato al Premio Nobel y que no lo ganara. La verdad es que nunca he entendido cuáles son las reglas del juego y no tengo nada en contra del medallón, conste. Es uno de esos autores que debería ser obligatorio en el bachillerato -como tantos otros, vale-, además de que a premios no hay quien le gane.
No es que sea de lo más innovador el Sr. Delibes, no, pero ¿qué más da? Por muy académica -y no me refiero a la RAE- que sea la obra de arte, ¿a quién le amarga un dulce? Prefiero eso que cualquier petardada ultraposmoderna recién salida de un manual de dermatología patológica, tochos supuestamente transgresores y rabiosamente nuevos, y me consta que los hay que se vanaglorian de innovar, cuando no hacen más que repetir tópicos. Y luego tienen el morro de decir que a Delibes le falta modernidad. Pues sí que estamos listos.
Enlaces

Aquí la lista de sus obras. Como es demasiado larga, la pongo detrás de la etiqueta «continúa».

****************************************************************

AVISO – FORO DE LENGUA Y LITERATURA
Vamos a instalar un foro. En la etiqueta del mismo nombre -en la barra marrón de arriba del todo- podéis dejar vuestras sugerencias. Si lo preferís, podéis hacerlo en privado a través del formulario de contacto. Cualquier idea que podáis aportar, será bienvenida.

Gracias

****************************************************************

Continuar leyendo «Estimado Delibes»

Cibercocretas

Decididamente, en la RAE deben de haber fumado algo en mal estado.
Estoy a favor de que sean incorporadas todas las palabras nuevas que son de uso común, siempre que aporten un significado nuevo. No me molesta, por ejemplo, la inclusión de blog, ya que designa correctamente a algo que hace diez años no existía. Tampoco me asusta que sea justamente así, blog, pero si entras en el Diccionario Panhispánico te encuentras que remite a la palabra bitácora. Hasta ahí, todo correcto.
Entro en bitácora y me entran los sudores.
bitácora. ‘Armario, junto al timón, donde está la brújula’. Se emplea a menudo en la locución cuaderno de bitácora, ‘libro en que se apunta el rumbo, la velocidad, las maniobras y demás accidentes de la navegación’. A partir de esta expresión, se ha tomado la voz bitácora para traducir el término inglés weblog (de web + log(book); abreviado, blog), que significa ‘sitio electrónico personal, actualizado con mucha frecuencia, donde alguien escribe a modo de diario o sobre temas que despiertan su interés, y donde quedan recopilados asimismo los comentarios que esos textos suscitan en sus lectores’. La equivalencia (cuaderno de) bitácora se halla bastante difundida en español y traduce con precisión el término inglés log(book): «Los corresponsales de guerra italianos ofrecen nuevas perspectivas del conflicto iraquí a través de sus cuadernos de bitácora en Internet» (País [Esp.] 2.9.04); «No es cosa de broma esto de las bitácoras, como también se conoce a tales webs» (Luna [Esp.] 14.3.03). Para hacer más explícita su vinculación con Internet (como hace el inglés weblog), podría usarse el término ciberbitácora o, como ya hacen algunos, ciberdiario ( ciber-): «Como en otras ocasiones, no le quedó otra opción que publicar el hallazgo en su ciberdiario» (Mundo@ [Esp.] 25.4.02); no obstante, este último término tiene el inconveniente de que también se emplea como equivalente de periódico digital.
Obsérvese que en la entrada correspondiente a ciber- se dice que el cibercafé es un disco-bar.
¿Alguien dice ciberbitácora? ¿Y ciberdiario? Vale que lo de diario electrónico es inexacto, ¿¡pero ciberdiario!? Y dicen que email es innecesario, pero cibercorreo, ciberdirección, cibermensaje -propuestas por la RAE- me parecen de juzgado de guardia. ¡Maldito prefijo ciber-!
Puestos a buscarle los tres pies al gato, me encuentro con que cocreta -incorrecta- remite a croqueta.
El próximo cibercorreo que envíe ciberagradeciendo cualquier ciberayuda, lo ciberintroduciré así:
DE: Ciberomanero
PARA: Ciberamig@
TEXTO:
Estimado ciberamigo:
Como muestra de mi agradecimiento, adjunto me complace remitirte cibercocreta virtual.
Cibersaludos.
PD: No te olvides de visitar mi ciberbitácora.
Y yo me pregunto, ¿es obligatorio lo de adjunto? ¿No sería adjunta, ya que estamos hablando de una cibercocreta? ¿Es un adjetivo o es un verbo?
Misterios insondables.

Ciencia + ficción = ¿mierda?

Que la ciencia-ficción no entre en el canon, es algo que me molesta. Que a alguien le pueda sonar a marcianito verde, a Xena y a Expediente X, vale. Pero sí hay buena literatura de ciencia-ficción, sí hay temas nuevos y sí hay lectores críticos.
Es cierto, claro, que los comentaristas y críticos de esta literatura suelen ser parciales y valoran los textos según la complejidad de sus argumentos, como en los best-sellers. La mayoría de las reseñas que leo caen en los tópicos de siempre: el suspense, el dichoso planteamiento original, los personajes perfiladísimos y ese tipo de frases, lo que, a mi entender, denota que están sujetos a los patrones del Babelia o del Qué leer y no saben ver más allá.
Evidentemente, si tomamos la ciencia-ficción como punto de partida para poder explorar situaciones que, a priori, no pueden darse en la realidad actual o pasada, es evidente que no podrá valorarse de igual modo a Huxley, a Ballard, a Le Guin o a Aldiss que a Dostoyevski, a Irving o a Houellebecq, porque son incomparables.
Por otra parte, el hecho de que salga un marciano no le quita verosimilitud -recordemos a Dante o a Homero, por poner dos ejemplos-, ya que está en la destreza del autor la capacidad de hacernos tragar esa realidad con una lógica atada y bien atada.
Que hay mierda en la ciencia-ficción, sí, como en el Premio Planeta, por ejemplo, y en el 70 % de lo que se vende en España.
Os recomiendo a Ballard, de lo mejor que he leído últimamente y en ciencia-ficción en particular.

¿Cómo te llamas?

Según El País, los españoles seguimos teniendo los nombres de toda la vida.
Nombres de españolas:

  • María (a secas): 3,15 %
  • María (compuesto): 28,5 % (seis millones de maris, que se dice pronto, con perdón)
  • Carmen (a secas): 2,2 %
  • Carmen (compuesto): 6 %
  • Josefa: 1,7 %
  • Isabel: 1,45 %
  • María Dolores: 1,3 % (¿Alguien ha intentado traducir este nombre a otra lengua? ¿Le habéis explicado a un inglés o a un alemán que una mujer en España se puede llamar María Dolores? ¿Y Angustias? Con todos mis respetos a las Angustias y Lolas amigas de este blog.)

Nombres de españoles:

  • Antonio (a secas): 3,8 %
  • Antonio (compuesto): 7 %
  • José (a secas): 3,6 %
  • José (compuesto): 13,7 %
  • Juan (compuesto): 6,5 %
  • Manuel (compuesto): 6,3 %
  • Francisco (compuesto): 5,8 %
  • Mohamed: 0,2 %
  • César (que lleva tilde): 0,19 %
  • Esteban: 0,16 %
  • Arturo: 0,14 %
  • Jonathan: 0,14 % (Si mis cálculos no fallan -que pueden fallar-, más de 25.000 españoles se llaman como el hijo de Aída.)

Top de 2005:

  • Niñas: 1º Lucía, 2º María, 3º Paula y 4º Laura.
  • Niños: 1º Alejandro, 2º Daniel, 3º Pablo, 4º David

La web del INE se ha caído hoy, pero en el diario aseguran que aquí puedes consultar cuántas personas tienen tu mismo nombre en España o en tu provincia.
Si te llamas Mari Carmen o Toni Pepe, ya estás normalizad@.